Fermín López
  •  |
  •  |
  • END

PUERTO CABEZAS
Como un sueño hecho realidad y un despertar de la oscuridad a la luz consideraron cientos de mujeres indígenas habitantes del municipio de Waspam, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, el ser beneficiadas por el programa de Gobierno “Usura Cero”.

Las experiencias exitosas de mujeres que han visto en el programa una alternativa para ayudar en la economía familiar son muchas. Entre ellas está la señora Séfora García, quien después de haber dependido siempre de su marido, ahora ha instalado un puesto de venta de fritangas. “Yo vendo más de 300 córdobas todas las noches, lo que me permite sacar el pago de la semana y ayudar en los gastos de la casa”, manifestó.

Logra instalar panadería

Mientras tanto, Lidia González, otra mujer indígena, miskita, del municipio de Waspam Río Coco, beneficiada con el programa dijo que a través del préstamo que le entregaron puso una panadería en la que elabora pan de coco y reposterías tres veces a la semana.

La responsable de las mujeres organizadas y beneficiadas con el programa “Usura Cero”, María Galeano, dijo que ya han sido beneficiadas cerca de 400 mujeres a las que se les entregó el préstamo y esperan en los próximos días beneficiar a 200 mujeres más que ya están en lista.

Mujeres buenas pagadoras

Como símbolo de ejemplo las mujeres beneficiadas en el mes de diciembre pasado han estado cumpliendo fielmente con los pagos de las cuotas respectivas, las que se hacen cada semana, sin embargo, en una reunión varias de éstas manifestaron que debería de haber flexibilidad con las mujeres que quieren pagar de forma mensual tomando en consideración que muchas han invertido en otros negocios como la siembra de frijoles.

Mujeres cosechan frijoles

Beneficiadas como Olga Zúniga, una de las mas jóvenes del grupo dijo que espera poder cancelar de un solo golpe el pago pendiente con la cosecha de frijoles, debido a que había invertido una gran parte del préstamo en la siembra de dicho grano que podría generarle buenas ganancias.