•  |
  •  |
  • END

OCOTAL
Aunque todavía se desprenden brisas sobre los bosques de la cordillera Dipilto Jalapa, que reducen el riesgo a las igniciones imprudentes, las instituciones gubernamentales del sector forestal, alcaldías, ejército, policías y comunidades organizadas impulsan acciones de prevención y control de incendios forestales.

En la protección de los bosques se ha invertido mucho, aunque algunas comarcas por el efecto de un cambio de actitud, se autoorganizan para sofocar cualquier conato que surja en los montes secos para proteger los ojos de agua de consumo doméstico.

En algunos territorios como San Fernando, Jícaro, Macuelizo y Santa María han contado con inversión subvencionada por la cooperación internacional.

En Jalapa, territorio con una extensión de 686 kilómetros cuadrados, ha sido priorizado por la Comunidad Europa-Dipecho con más de 441 mil euros que ejecuta a través del ONG español Acsur Las Segovias. El proyecto es denominado como “Fortalecimiento de la Capacidad Local para la Preparación ante Desastres en el Municipio de Jalapa”.

Según Guillermo Cabistán, técnico del proyecto, este territorio presenta una alta vulnerabilidad propicia a deslizamientos, inundaciones e incendios recurrentes en el bosque. Se añade la debilidad organizativa y falta de preparación de respuesta a los desastres.

“El proyecto está siendo ejecutado bajo un concepto integral de gestión de riesgo en el nivel comunitario, sustentado en experiencias y buenas prácticas a nivel local, nacional, regional y hemisférico, vinculado con las líneas del Plan de Acción de Hyugo de enero 05”, indicó.

Equipados con radiocomunicadores

El corazón del proceso es la capacitación y la formación de 30 Comités Locales de Prevención de Desastres, Colopred; 15 brigadas integrales y 30 forestales con los conocimientos básicos y equipados para reaccionar ante cualquier desastre natural o antropogénico.

Su adiestramiento será demostrado durante este año con 8 simulacros comarcales y uno municipal. Las comarcas beneficiarias, contarán con torres para divisaderos desde los cerros más altos, además, con un sistema de radiocomunicación, y aprovecharán la cobertura de telefonía celular para el aviso de alerta temprana.

Denunciar a la piromanía

En el caso de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, según el mayor Héctor Escoto, primer oficial de esta instancia en Las Segovias, durante las actividades de patrullaje, detendrán a las personas que se les encuentre iniciando fuegos de manera arbitraria.

“Esa es una misión, no sólo del Ejército o la Policía, sino de todas las instituciones del Estado y para aquellas personas que no son funcionarios del Estado, y que ven este tipo de actividad tienen la autoridad como para poder ir adonde están las autoridades y señalar a estas personas (pirómanas) y se les aplique las medidas pertinentes”.

Los puntos críticos, donde se enfocarán las acciones de prevención por ser los más afectados por siniestros en años anteriores, son las comarcas El Limón, El Escambray, El Guansapo, entre otros.