• |
  • |
  • END

LAS MINAS

Ese deber solidario y humano es lo que se está practicando en Las Minas, Siuna y Rosita, además también en Mulukukú, municipios de la Región Autónoma del Atlántico Norte, donde se alfabetiza de manera intensiva, al punto que pronto ese territorio será declarado libre de analfabetismo, según la proyección del Ministerio de Educación.

Ya hay un avance significativo, en Bonanza, también municipio de esta región, donde se alfabetizó con el método “Yo sí puedo” a dos mil 922 personas, un mil 462 varones y un mil 460 mujeres adultas del urbano y rural.

Con esa cantidad de personas que ahora saben leer, escribir y hasta realizar ciertas operaciones aritméticas, se logró reducir el analfabetismo a un 0.02% en ese municipio, según estima Itza Colindres Gatica, Coordinadora del programa de alfabetización en Las Minas.

Municipio Certificado

Es por ello, que en el lugar, recién fue izada la bandera que simboliza que ese territorio de poco más de 30 mil habitantes ha sido declarado libre de analfabetismo.

Marlene Valdivia, Secretaria General del Ministerio de Educación, Mined, fue la encargada de entregarle al alcalde de Bonanza, Alexander Alvarado, además de la bandera, la certificación del Mined, que declara libre de analfabetismo a esta localidad.

En Bonanza se registró un acto público y cultural de clausura por esa proeza en el lugar, y fue por ello que hubo un generalizado júbilo en el pueblo, y no era para menos, pues las perspectivas, ahora con las nuevas personas alfabetizadas, son de un presente y futuro mejor.

Batalla ganada

Para el Mined, y dirigentes de la campaña nacional de alfabetización de “Martí a Fidel”, lograr reducir hasta un 0.02% el analfabetismo en Bonanza, representa una batalla ganada con éxitos en esa municipalidad, la primera en la RAAN donde se logra ganar esa necesaria guerra contra el oscurantismo.

Y es que quienes promovieron romper las cadenas del oscurantismo, identificaron que el índice porcentual reducido, corresponde a personas de edades avanzadas, con limitaciones en facultades de raciocinio y sentidos.

No conoció letras por pobre

La que no tuvo inconvenientes es María Dávila, una de las alfabetizadas en Bonanza, que durante 58 años, no tuvo oportunidad de estudiar porque a temprana edad tuvo que trabajar echando tortilla para ayudarle a sus padres.

María recordó que sus padres y familia no tuvieron la posibilidad de mandarla a la escuela por pobres. Hoy, sabe leer y escribir, gracias a maestros facilitadores y el método “Yo sí puedo”.

Ahora María dice sentirse liberada, más digna y humana, y a la vez, con mayor capacidad para mejorar la vida de su familia.

Esperanzas se extienden

Sus esperanzas son las mismas que tienen puestas 387 personas que también fueron alfabetizadas, pero en el área urbana de Siuna, faltando el campo en este caso. También en Rosita, hay un esfuerzo mayúsculo para alfabetizar a dos mil 643 personas.

El método emplea técnicas de alfabetización a través del aprendizaje en videos, programas radiales y cartillas impresas.

Las personas alfabetizadas alcanzan un primer nivel de educación que puede ser continuado en primero y segundo grados, precisó Itza Colindres Gatica, de la campaña nacional de alfabetización de “Martí a Fidel”.

Analfabetismo cero en junio

Según Faratz Dometz, Secretario General del sistema educativo autonómico regional del Mined, está programado para el 30 de junio de 2009, declarar a la nación libre de analfabetismo.

De concretarse esa proyección, Nicaragua una vez más podría ser un claro y digno ejemplo de la capacidad que tiene en procesos y programas de alfabetización.

Los esfuerzos del Mined y directores del programa “Yo sí puedo” están concentrados en reducir en menos del 5% de iletrados en los municipios, ya que la Unesco, sólo con un 5% declara un territorio libre de analfabetismo.

Desafortunadamente en el mundo existen más de 860 millones de analfabetos absolutos, el 98.5% se concentra en los países del tercer mundo, en el que 130 millones de niños están fuera de las escuelas.

Un 12 % de la población en América Latina es analfabeta, pero se calcula, conservadoramente en cifras absolutas 42 millones de iletrados y 110 millones de personas jóvenes que no han logrado concluir la educación primaria, por lo que pueden considerarse semianalfabetos o analfabetos funcionales, según la organización internacional “Un mundo mejor es posible”.