•  |
  •  |
  • END

Los niños y las mujeres del barrio Villa Solidaridad, en el municipio de Granada, ya tienen un local donde recrearse y capacitarse laboralmente, gracias a la construcción de una casa comunal financiada por el gobierno de España, por gestiones de la diputada sandinista María Lidia Mejía, quien tramitó los casi 50 mil dólares que costó el proyecto.

Durante la celebración efectuada este fin de semana, la lideresa Mercedes Rugama manifestó que la casa servirá para brindar clases de manualidades y repujado, inglés y computación a fin de que las jefas de familia puedan conseguir un empleo. “También queremos hablar con don Mario García, de la Fundación Mano a Mano, para que nos apoye con unas máquinas de coser. Vamos a hablar con una de las mujeres para que dé clases a sus compañeras y a través de la venta de vestidos obtener fondos para pagar los gastos de la casa”.

En tanto, la coordinadora Indira Morales expresó que proyectos similares ya son una realidad en El Fortín, Malacatoya y Nandaime, donde casas de usos múltiples son utilizadas principalmente por mujeres que tienen deseos de superación. “Los cursos a impartir aquí son propios del barrio, por ejemplo: corte y confección y repujado. Nuestro objetivo es también estilismo y belleza, y estamos soñando con dar clases de computación”, expresó.

Otros proyectos

Rugama compartió que en Villa Solidaridad ya han ejecutado proyectos de construcción de unas 185 viviendas para familias pobres, han adoquinado la mitad de las calles del barrio, pero aún hacer falta encunetar algunas de ellas. “Estamos pidiéndole al presidente Ortega que nos ayude a encunetar dos calles y queremos que nos legalice nuestros terrenos, porque la alcaldesa anterior nos entregó títulos provisionales, pero necesitamos títulos definitivos”.