•  |
  •  |
  • END

Más de quince profesionales egresados de la carrera de Medicina se integraron a varios puestos de salud ubicados en barrios y comunidades rurales, de los cuatro municipios del   departamento de Granada, con el objetivo de prestar su servicio social por un período de dos años, informaron las autoridades del Sistema Local de Atención Integral en Salud, Silais.

Además de los médicos, nueve enfermeras egresadas recientemente y tres técnicos en bio análisis llegaron para garantizar  atención gratuita a los granadinos, “con calor humano y con calidad”, expresó el doctor Guillermo Martínez Guillén, eminente médico en Peritoneología de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Nicaragua, y que trabaja capacitando a los nuevos recursos humanos en coordinación con el Ministerio de Salud.

“Queremos disminuir la mortalidad en las mujeres y en los niños, respondiendo a un  plan que el Ministerio de Salud ha venido impulsando, y que ha sido respaldado por las facultades de Medicina de las universidades públicas y privadas, por las asociaciones médicas de Pediatría, Ginecología y Obstetricia, en el sentido de poner todas estas intervenciones al servicio de la población”, subrayó el doctor.

Acuerdo mundial

Además, según él, existe un acuerdo entre organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud-OMS-, Unicef, y la misma OPS, para prestar atención primaria en las zonas más alejadas de los cascos urbanos. “Además del dolor humano que se ahorra evitando una serie de muertes o de complicaciones en la salud, lógicamente  se evita invertir más en la asistencia primaria”.

En la atención primaria se aplican los medicamentos de la lista básica, que es donde están los fármacos indispensables para atender los problemas de salud de la población. El galeno explicó que los nuevos médicos van a sostener una relación estrecha con las comunidades rurales y urbanas, además de que orientarán en la toma de decisiones, sobre qué medicamentos y qué intervenciones son las que estimulan el buen funcionamiento del cuerpo.

 “Lo importante es que estarán más cercanos a esas poblaciones, van a mantener el vínculo, según el acuerdo mundial, para tener un mayor impacto en la salud pública, trabajando con los líderes comunitarios, y con las iglesias de las distintas denominaciones para mejorar la calidad de vida, promocionando la salud y previniendo las enfermedades”.