•  |
  •  |
  • END

El pasado fin de semana, en el municipio de Santa Teresa, en el Centro de Convenciones La Glorieta, participaron diferentes infantes junto con sus maestros y padres de familia, de los colegios de la zona rural de la ciudad de Santa Teresa, con el objetivo de recibir útiles deportivos y trajes folclóricos que fueron entregados por la Asociación de Trabajadores del Campo, (ATC), instando a los niños a la educación y recreación, que es uno de los derechos universales que éstos poseen.

Yolanda Areas Blass, Coordinadora de la Secretaría de la Mujer de la (ATC), expresó: “Debido a nuestro 31 Aniversario como Asociación de Trabajadores del Campo, estamos realizando varias actividades que beneficien a los niños, tanto del sector rural como urbano, estamos luchando por el incremento de la tasa salarial en el campo”, comentó la funcionaria, quien además informó a END, que “actualmente estamos conformando una comisión nacional para erradicar el trabajo infantil, ya que según estadísticas que hemos realizado en todo el país, existe un 65 por ciento de infantes que trabajan en el campo, desertando de las aulas, convirtiéndose en una problemática porque nos retrocederíamos a contar con cifras de analfabetismo”, señaló la coordinadora.

Padre opta por el trabajo para sus hijos

Por su parte, Marcos González Gago, habitante de la comunidad El Sol, al preguntarle EL NUEVO DIARIO que si prefería los estudios o el trabajo para sus tres hijos, manifestó a END, que “lo importante es que ellos sepan lidiar con todo tipo de trabajos rústicos, porque hoy en día se estudia para andar ejerciendo otras labores, es demás estudiar, yo por eso los saqué del colegio y los mando a cortar caña o a sembrar frijoles”, finalizó el campesino.

Mientras tanto, doña Lesbia Tenorio, quien trabaja como personal de apoyo en la ATC de Carazo, exteriorizó: “estas respuestas son comunes en la población de la zona rural, nosotros en este año acabamos de incorporar a más de 20 niños de las comunidades La Ceiba, La Unión , La Pita que colaboraban con sus padres en las siembras de granos básicos, y hoy los hemos incorporado a los centros de estudios, porque de esta manera se genera desarrollo y educación en una nación integral”.

Al filo del peligro

Es importante mencionar que entre los lugares con mayores riesgos donde los niños ejercen labores domésticas y de manera cotidiana, se encuentran el corte de piedra cantera, el cultivo de caña de azúcar, la cosecha de tabaco y de café donde los niños se exponen a agroquímicos que son perjudiciales para la salud, la elaboración de cartuchos de pólvora, entre otros.

Por tanto, la Asociación de Trabajadores del Campo está sumando esfuerzos para la erradicación del trabajo infantil y espera que las instituciones como el Minsa, Mitrab y el Ministerio de Educación, ayuden con este proyecto tan importante para la niñez nicaragüense y la eliminación de la explotación de infantes.