•  |
  •  |
  • END

En un acto histórico, el magistrado de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Sergio Cuarezma Terán, se presentó personalmente en la comunidad Buena Vista II, jurisdicción del municipio de El Viejo a anunciar la resolución de esa instancia que restituye las 632 manzanas propiedad de sesenta familias de ese lugar, las cuales desde 1991 eran objeto de disputa por parte de la Comunidad Indígena de la Virgen de Hato.

El funcionario dijo a los presentes que hace un mes conoció el Recurso de Amparo interpuesto por Victoria Rodríguez Pérez, José Alejandro Medina Balmaceda, Paulina Martínez Malta y Felipe Betanco Pérez, entre miembros del comité comarcal de Buena Vista II, en contra de Luis Enrique Gómez Martínez, ex Director General de Catastro Físico Nacional, y Pedro Miguel Vargas Carvajal, ex Director Interino del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

“Que las cosas vuelvan al estado en que estaban antes de 1991, y en consecuencia la entidad recurrida debe ordenar a la delegación de Catastro del departamento de Chinandega, que en los mapas catastrales se trace la línea divisoria de linderos sur de Buena Vista y norte de Cofradía de la Virgen del Hato entre varios; los mojones 29 y 42 de los mojones generales del antiguo sitio de Santa Rita”, dice la parte medular de la resolución.

Ahora esperan titulación

El magistrado Cuarezma Terán dijo que el caso se interpuso en 2006, por lo que hubo retardación de justicia, pero él se comprometió a resolver el asunto en diez días y lo cumplió. Los beneficiarios de la sentencia se declararon satisfechos. “La justicia debe tener rostro humano, proteger y preservar las inversiones, seguridad jurídica y economía para que haya progreso. En la Sala Constitucional hay una gran cantidad de recursos de amparo, los cuales esperamos resolver en tiempo record”, señaló.

Por su lado, Gisela Palma, representante de los campesinos de Buena Vista, agradeció la gestión del magistrado, quien agilizó el caso, y ahora esperan la respectiva titulación.

Manifestó que cuando se quemó el Registro de la Propiedad de Chinandega, durante la guerra de liberación de 1979, se reinscribieron todas las fincas de este departamento, por lo que directivos de la Virgen de Hato solicitaron certificado de datos catastrales para efectos de reinscripción de la propiedad agregando las 632 manzanas propiedad del Estado.

“Ahora las cosas vuelven como estaban en 1991, y la directiva de la Virgen del Hato no podrá continuar asignando lotes ni afectando a los legítimos dueños”, dijo Palma.