Fermín López
  •   PUERTO CABEZAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Con el objetivo de ayudar a disminuir la cantidad de niños y niñas que nacen con el VIH, Unicef, Corlusida y el gobierno regional implementarán una campaña de comunicación a nivel regional para la promoción de la prueba rápida del VIH en mujeres embarazadas del área urbana y rural de las regiones autónomas del Caribe nicaragüense.

La información la dieron a conocer especialistas en el tema entre los que se encontraban la doctora María Delia Espinoza, los que este martes presentaron la propuesta ante organismos no gubernamentales e instituciones del Estado en la sede del gobierno regional, donde cada uno de los presente dio sus aportes sobre cómo sería la mejor manera de desarrollar la campaña.

La campaña nace después de conocer que la incidencia del VIH ha aumentado del 4.1 por 100.000 habitantes en 2003 a 13.0 en 2008, también indican que en marzo de 2001 había una mujer por cada 3.1 hombres con VIH a nivel nacional y en 2008 la relación descendió 2.2 por mujer. En ese contexto se experimentó un aumento de niños y niñas con VIH a través de la transmisión de madre a hijo durante el embarazo, parto, puerperio o cuarentena.

Cifras del Minsa

De acuerdo con informes epidemiológicos del Ministerio de Salud en el año 2008, el 60% de adolescentes que contrajeron el VIH eran mujeres, el 29% de embarazadas diagnosticadas con VIH eran adolescentes entre los 15 y 19 años, lo que demuestra el incremento de niñas y niños afectados por el virus.

Según una nota de prensa emitida por el área de comunicación de Unicef refleja que en ese sentido y con la idea de reducir la transmisión vertical de madre a hijo, nace la campaña con la que se pretende implementar medidas adecuadas en pacientes diagnosticados de forma temprana e iniciando el tratamiento de antirretrovirales entre las 14 y 22 semanas de gestación del bebé.

La doctora María Delia Espinoza dijo que la campaña incluye aunar esfuerzos para garantizar una mayor cobertura en la consejería y la prueba rápida del VIH a embarazadas y un componente comunitario dirigido a 320 parteras tradicionales que contribuirán a la prevención de la transmisión vertical del VIH.