•  |
  •  |
  • END

Bluefields

Aunque los dirigentes del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT) de la Región Autónoma Atlántico Sur pintan un bonito panorama laboral, miles de costeños lamentan la desesperante falta de empleos.

“Mi hijo ya cumplió 19 años y todavía no ha tenido la suerte de conseguir una ‘chamba’”, se quejó Alejandra Urbina, una vendedora de comida del Mercado Municipal de Bluefields.

En tanto, Henry Castrillo, marinero de Corn Island, señaló que con la veda de la langosta se quedó sin trabajo, y se le hace sumamente difícil llevar los tres tiempos de comida del día a su familia.

“Lo peor de todo es que con la llegada de unos cuantos turistas a Corn Island, la economía se ha dolarizado y los precios de la canasta básica se han vuelto inalcanzables incluso para gente que trabaja en oficios permanentes, tales como maestros y enfermeras”, agregó.

Paliativos

María Esther Mairena es una madre soltera de tres niños que de vez en cuanto realiza labores domésticas en casas particulares de Bluefields. Ella dice que otras amigas suyas sobreviven como vendedoras ambulantes, “aunque ganan muy poco”.

“Otras mujeres costeñas han decidido marcharse del país y sobreviven haciendo labores de servidumbre y de camareras en cruceros de turistas, pero yo no puedo hacerlo porque no hablo inglés y ése es un requisito indispensable para optar a un empleo de ese tipo”, lamentó.

Desesperación

Algunas estadísticas indican que en la Costa Caribe nicaragüense el desempleo afecta al 80 por ciento de la población. Pero ese índice sería mayor si se toma en cuenta que muchos de los que aparentemente trabajan, lo hacen a medio tiempo en empleos informales.

Henry Castrillo afirma que él y muchos de sus amigos se lanzan al mar en pequeñas embarcaciones a pescar con anzuelos y redes, pero los bancos de peces están diezmados.

“Necesitamos que el gobierno dirija su mirada hacia la Costa Caribe y promueva las fuentes de empleo, para que no haya más gente que piense que sería mejor buscar la independencia de nuestra región”, sugirió Castrillo, quien recalcó que este primero de mayo no tenía nada que celebrar y sí mucho que lamentar.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus