José María Centeno
  •  |
  •  |
  • END

NUEVA GUINEA

El despale, el lavado de carros en sus riberas y el pésimo uso de los agroquímicos en las fincas cercanas a la fuente, más las aguas que salen de los inodoros del mercado y el salitre de queseras, tienen a punto de secarse el río Zapote, de donde se abastece toda la cabecera municipal de Nueva Guinea.

La disminución del caudal de este río tiene ya varios años, pero los esfuerzos por rescatarlo han sido pocos. El primero fue en el año 2003, cuando el ex alcalde Ricardo López logró un proyecto de reforestación, pero la población no cuidó las plantas y al final los trabajos fueron en vano.

Intentos infructuosos

Asimismo, durante la administración municipal de Julio Quintanilla se hizo otro intento que también fracasó. Por el desinterés de la población, las aguas de esta fuente cada día son más “ralas”, debido a que las lechugas, arena, basura inorgánica y aguas servidas del mercado municipal también son parte de la contaminación y del peligro de dejar sin agua al río Zapote.

Donald Ríos Obando, uno de los fundadores de Nueva Guinea y actual concejal por el Frente Sandinista, dijo que entre 1970 y 1980, este río se tenía que utilizar hasta bote de remos en tiempos de lluvias, pero ahora hay lugares que una persona apenas se moja la suela de los zapatos.

Contaminación al por mayor

El agua enfrenta hasta un 300 por ciento de contaminación, dijo Leonor Flores, quien participó en una investigación para defender una tesis en la Universidad de las Regiones de la Costa Caribe Nicaragüense, pruebas que fortalecieron las investigaciones que hizo el Ministerio de Salud, según la delegada Nicolasa Jarquín.

William Martínez Chavarría, técnico municipal de la alcaldía, dijo que una sola agota de aceite contamina diez metros cúbicos de agua. Ante esta situación la comuna suspendió de inmediato un taller que era una bomba de tiempo para el río. Hay que correr para rescatarlo, dijo el gerente de Radio Manantial, Cornelio Mendoza, quien promovió una limpieza el pasado fin de semana en la que participaron más de 200 hombres y mujeres.