•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

A pesar de que no reciben salario, los facilitadores judiciales en la zona rural y urbana de Las Minas, en el Caribe Norte de nuestro país, dedican la mayor parte del día a dar respuestas de solución a conflictos, pero haciendo valer la justicia, contribuyendo de esa manera a establecer un estado derecho en el lugar.

Las actuaciones de estos funcionarios auxiliares, como les reconoce el Poder Judicial, es tan significativa y destacable que resuelven más causas que los juzgados locales de su circunscripción, inclusive que los mismos distritos, según reconocen judiciales de la zona.

Aquí construyen un ambiente de paz, pues en la mayoría de los casos logran que las partes solucionen los conflictos, aplicando la ley, pero siempre procurando el entendimiento, la concordia y reconciliación.

Más de 400 causas

Así que en lo que va del año 2009 se han resuelto con los facilitadores judiciales rurales y urbanos, más de 400 causas diversas en Siuna, Rosita y Bonanza, municipios del Caribe conocido como Las Minas.

Básicamente las causas se concentran en facilitar la mediación, principalmente de medianería, familia, derechos individuales constitucionales, arreglos de pago, acuerdos por daños y diferencias personales, además de pensión de alimentos; también orientan sobre la celebración de matrimonios.

Incluso ahora conocerán de los delitos y faltas, sancionados hasta cinco años, pero con excepción de lo que las leyes establecen.

En Siuna, como facilitadores judiciales rurales y urbanos están acreditados unos 30 hombres y mujeres; 14 hay en Rosita y 24 en Bonanza.

Acercando la justicia

Importante es para la Corte Suprema de Justicia, igualmente para pobladores, acercar los servicios judiciales hasta la comunidad más remota, ya sea mestiza o indígena, aunque para el caso de esta última etnia cuentan para esa función con los wihtas (jueces) comunales.

Cabe mencionar que a las personas multiétnicas, reconocidas como facilitadoras judiciales rural y urbano en Las Minas, se les fortalece con bolsos, papelerías, materiales didácticos y leyes.

También ahora se sienten más seguros con las decisiones, por las constantes capacitaciones, sobre todo en cuanto al proceder en todos los actos de sus competencias, según Aldo Smicht, wihta de la comunidad Twahka de Wasaking.

Fortalecimiento

Recientemente, en Rosita, con el apoyo de la alcaldía y por medio del juez de distrito de audiencia, Fulgencio Velásquez, se capacitó a facilitadores judiciales para ahondar particularidades del código procesal penal. Se aprovechó para puntualizar de las causas que podrán conocer y resolver.

Mañana jueves, el magistrado de la CSJ, Marvin Aguilar García, promotor y ferviente creyente de ese interesante sistema de justicia, impartirá otra capacitación a facilitadores judiciales en Siuna.