•  |
  •  |
  • END

Una vez más los concesionarios y “cadetes” de taxis de la ciudad de Jinotepe, Carazo, aparcaron sus unidades en las afueras del palacio municipal para presionar a las autoridades edilicias no conceda más concesiones de taxis.

La protesta fue de manera pacífica con música testimonial y detonaciones de morteros al aire, en las afueras de la comuna, mientras adentro, en la sala de sesiones, los dirigentes de dos cooperativas de transporte selectivo negociaban con el alcalde, ingeniero Oscar Tardencilla Muñiz, el vicealcalde Leonel Rojas y los nueve concejales tanto liberales y sandinistas.

Sale humo blanco

El alcalde sandinista, aseveró a los transportistas que “No hay más concesiones nuevas para nadie” el funcionario agregó que “será la comisión de transporte que evaluará la situación y en conjunto con los representantes de las diversas cooperativas harán un dictamen de las unidades legales e ilegales”.

Estas declaraciones de la máxima autoridad de la ciudad jinotepina contentó a los taxistas quienes afirmaron que el plantón cesaba y se descartaba cualquier paro, además aseguraron que la tarifa se mantendrá en siete córdobas, así lo informó a EL NUEVO DIARIO, el cadete Óscar Baltodano, miembro de la cooperativa dos de Julio.

“Solamente 60 legales”

Raúl Arévalo, declaró ante los taxistas que en la oficina de Transporte de la Alcaldía jinotepina solamente están sesenta unidades legales de 390 que cuantifica la municipalidad.

“Hay varios concesionarios que trabajan con permisos escaneados, otros con certificación del Concejo y algunos de ellos hasta la venden dos o tres veces, violando la ley de transporte” aseveró el munícipe.

El funcionario indicó que actualmente existen veintiuna unidades que operan con permisos provisionales otorgados varios de ellos, en la administración anterior.

“Las mayorías de éstos ya están vencidos, sólo tres están vigentes, se respetará la moratoria”, declaró el edil Jinotepino.

Comprar concesiones

Debido al desorden en este gremio, las autoridades edilicias piensan regular la administración de las concesiones de taxis, “vamos a buscar los fondos para que la municipalidad compre las concesiones”, mismas que a través de la historia en este departamento se han vendido como pan caliente o como lotería para pagar favores políticos.

Es importante mencionar que en 1999, en esta ciudad se contabilizaban apenas cien taxis, diez años más tarde las cifras alcanzan casi 400 unidades legales.