•  |
  •  |
  • END

CHICHIGALPA

Un rotundo éxito resultó la VII Jornada Médico- Quirúrgica “Por los hijos de mi pueblo” impulsada por la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua y el Hospital Johns Hopkins de Baltimore, Estados Unidos.

Un grupo de niños de escasos recursos originarios de diversos departamentos del país, fueron intervenidos de secuelas de quemaduras, labio y paladar hendido y malformaciones congénitas, complementamente gratis en los quirófanos del Hospital del Ingenio San Antonio (ISA).

Aproquen asumió los costos de alimentación y alojamiento para los pacientes y un familiar procedentes de lugares lejanos. En esta jornada participaron eminentes médicos del Hospital Johns Hopkins, como los cirujanos faciales y especialistas en nariz y garganta, Doctores Patrick Byrne, Randolph Capone, Tang Ho, Devin Sanders, y las enfermeras Maureen Mahoney Ercole y Kimerbly Prey.

Johns Hopkins, es considerada una de las instituciones académicas y de investigación más importantes en el mundo y se alinea entre las universidades y hospitales más prestigiosos de los Estados Unidos de América.

En las intervenciones también participaron miembros del equipo de la Unidad de Quemados de Aproquen encabezados por el Doctor Mario Pérez, estudiantes de Medicina de la Universidad Católica de Managua, quien respalda académicamente a Aproquen a través del convenio de colaboración entre ambas instituciones y el personal médico y de enfermería del Hospital del ISA junto a Nicaragua Sugar State Limited, como parte de su programa de Responsabilidad Social Corporativa.

Familiares agradecidos

Beatriz Sánchez, originaria de la Colonia “Roberto González” de Chinandega, se mostró feliz porque su nieto que tenía el paladar hendido fue operado exitosamente, y está en franca recuperación.

En similares términos se pronunció una madre de Chichigalpa, cuyo hijo fue intervenido por los especialistas de los Estados Unidos de América, quienes se mostraron felices de servir al grupo de pequeños, y prometieron volver en los próximos años.

Petronila Peña, originaria del municipio de Rivas aseguró que su hijo Ángel Josué López, de cinco años, quien tenía el labio hendido, salió bien de la operación, y se recupera para estudiar en el futuro.