•  |
  •  |
  • END

SÉBACO

Debido a los trabajos investigativos para mejorar el cultivo de arroz en nuestro país y otros rubros de importancia para la alimentación que ha realizado la Misión Técnica de Taiwán, el valle de Sébaco fue escogido para un seminario de capacitación internacional sobre el cultivo del grano blanco.

En el taller participaron cinco personas de África, tres de Haití, tres de Centroamérica y tres de Taiwán, los que aseguraron que venían a aprender a Nicaragua las técnicas de producción de arroz para ponerlas en práctica en sus respectivos países.

La Misión Técnica de Taiwán en Nicaragua, recibió hace poco tiempo un premio por ser una de las misiones más sobresalientes en la puesta en marcha de avances tecnológicos para producción de alimentos, principalmente en el arroz. La Misión está bajo la dirección del ingeniero Francisco Wang.

El representante de la Misión Técnica de Taiwán-África, Lin Chun Heng y el de Haití Lo Yuan Hung, señalaron que con este seminario buscan aprender las nuevas tecnologías para mejorar la producción de arroz, y trasladar esos conocimientos a los países donde están ubicados y lograr arroz de calidad y que los productores de Haití y África puedan salir adelante.

Todo ha cambiado

Uno de los taiwaneses que hace 24 años estuvo trabajando en nuestro país, Alex Ahyy, señaló que hoy todo ha cambiado en el manejo de técnicas de producción de arroz, hay un gran avance y eso es bueno tanto para los productores de Nicaragua, como para el pueblo y gobierno de Taiwán, porque saben que la colaboración que prestan a Nicaragua, tiene resultados positivos.

También estuvo Ai Chen Chen, quien aseguró que al finalizar el seminario están seguros que lo aprendido será puesto en práctica en cada uno de los países donde hay una Misión Técnica Taiwanesa, por eso la importancia que además de los directores de misiones haya productores, para que sean parte de la experiencia que ha tenido grandes éxitos productivos en Nicaragua.

Taiwán está apoyando a Nicaragua con las investigaciones tecnológicas, donde el rubro arroz ha logrado obtener semilla básica, certificada y registrada; también está apoyando el programa hambre cero, dirigido a mujeres productoras del área rural.