•  |
  •  |
  • END

Un rivense de clase media amaneció ayer feliz, tras conocer que fue el ganador del premio extraordinario de 11 millones 750 mil córdobas, que sorteó la Lotería Nacional el martes.

El premio fue vendido por la concesionaria Nydia de Jesús Aguilar Mora, quien confirmó que el billete correspondiente al número 47139 le fue vendido a un hombre cuya identidad prefirió omitir por razones obvias, pero detalló que es alguien de clase media, que por sólo 400 córdobas se llevó este hermoso premio.

El sorteo extraordinario número 1,465 fue de 11 millones 750 mil córdobas, debido a que el premio correspondiente al sorteo 1,464, que se dedicó al Día de las Madres, no se vendió, y las autoridades de la Lotería Nacional decidieron realizar uno extraordinario por acumulación, con un valor de 20 córdobas el vigésimo y 400 córdobas el billete.

Vendedora no durmió

De acuerdo con Mora Aguilar, ésta es la cuarta ocasión que vende el premio mayor de la Lotería Nacional desde 1983, cuando comenzó a vender. Tenía 25 años de no vender un premio de esta categoría.

Dijo que se enteró en horas de la tarde del martes que ella había vendido el premio extraordinario, y que fue a través de su nuera que tuvo la buena noticia, porque ésta le manifestó que la habían llamado por teléfono para felicitarla por vender el billete premiado.

“Yo no dormí en toda la noche. Estaba contenta, y me hubiese gustado que muchos fueran los favorecidos porque era un premio extraordinario y todos tenían posibilidades de jugar, porque el vigésimo valía veinte córdobas”,
explicó.

“La profe”, como conocen a Mora Aguilar en Rivas, es catalogada por la gerente de la lotería de ese departamento, Adilia Avilés, como una de las mejores vendedoras, y los 95 billetes que vendió en este sorteo lo comprueban.

Avilés también destacó que en este sorteo extraordinario participaron en todo el departamento de Rivas 1,670 billetes, y que la venta fue de un 90 por ciento, por lo que se mostró conforme.

En la ciudad de Rivas también se vendió una raspadita de 50 mil córdobas, y en esta ocasión el concesionario fue José Rodolfo Rosales, y el afortunado ganador fue un vendedor ambulante.