•  |
  •  |
  • END

Siete integrantes de la organización Ingenieros Sin Fronteras, de origen norteamericano, propusieron ante las autoridades municipales de Jinotepe, el estudio de factibilidad y el presupuesto que es recaudado por los mismos para la ejecución de proyectos sociales.

Seth Moody, Presidente de Ingenieros Sin Fronteras, comentó a EL NUEVO DIARIO que los proyectos a ejecutar son dos, uno de ellos es la solución del problema de inundaciones de la escuela Dulce Nombre, en la cual se realizará la restauración del flujo de la superficie plana de las aguas pluviales desviándolas debajo del área de la carretera, por medio de la construcción de alcantarillas y zanjas, dijo el especialista de ingeniería.

Administrando el agua

Una segunda intención de progreso será en la comunidad de Huehuete, con el posible desarrollo de la edificación de un sistema de administración del agua potable. Actualmente en ese sector, se ha agotado y contaminado el manto acuífero, el sistema existente no provee suficiente agua y la poca que hay es salada, no apta para el consumo del ser humano.

Por su parte, Cole G. Presthus, ingeniero civil en estructuras, destacó que “se está realizando una propuesta a la municipalidad de Jinotepe, esperamos que los proyectos los revisen y aprueben además es indispensable que nos apoyen con accesibilidad a los equipos de trabajo y posible material extra en ambas ejecuciones”.

Comunidades esperanzadas

Marcos Toledo Ramírez, un humilde campesino habitante de la comunidad Dulce nombre, calificó el estudio del proyecto de los estadounidenses sobre la solución ante inundaciones de la escuelita como positivo, porque sus tres hijos junto a todos los niños, tienen que pasar por fuertes corrientes que llegan incluso a los 40 centímetros y para evitar epidemias o fatalidades confían que la Alcaldía dará su aprobación.

“Actualmente los pozos que nos abastecen de agua están contaminado, porque salen con arena o sal y no se puede ingerir, por lo que la comunidad solicita que se aprueben estas labores sociales en beneficio de la población”, dijo María Teresa Gago, vendedora de pescado.

En esta labor están integrados los estudiantes de ingeniería de la Universidad de Portland, William Templeton, Chad Norvell, Andreu Ferrero, Michelle Hancock y Steve Tomisik, quienes también han brindado su mano amiga al asilo de ancianos de Jinotepe, ejerciendo esta labor desde hace tres años, en Nicaragua.