•  |
  •  |
  • END

JUIGALPA
En un encuentro con el Consejo Departamental ampliado de la Policía Nacional, la primera comisionada, Aminta Elena Granera Sacasa, resaltó el trabajo de la institución del orden público en Chontales, que abona a un mejor clima de seguridad, principalmente en el sector rural.

Delante de la Jefatura Nacional, el Comisionado Mayor Javier Antonio Carrillo Suárez, presentó un consolidado de la actividad delictiva en el departamento, destacando una disminución de los delitos de robo con fuerza e intimidación.

Aunque la directora de la Policía Nacional no dio mayores detalles sobre el trabajo que realizan en el lago Cocibolca, que es utilizado como una nueva ruta del narcotráfico internacional, habló de una mayor vigilancia que les ha permitido incautar grandes cantidades de drogas y además, han golpeado fuertemente la base social de los traficantes.

Reuniones de trabajo

Por la tarde la primera comisionada se reunió con los alcaldes de Chontales, productores, comerciantes y dirigentes de los Consejos del Poder Ciudadano, a quienes les presentó las estadísticas policiales y el Plan Nacional contra el abigeato.

Admitió la directora de la Policía nicaragüense, que la institución a su cargo no cuenta con los recursos económicos necesarios para elevar el número de policías profesionales, tomando como referencia las demandas de seguridad de la población.

Reveló un convenio firmado con tres universidades de Juigalpa, para que los estudiantes de su último año de Derecho, lleguen a la institución del orden público a brindar su servicio social y de esta manera, los recursos humanos serán destinados exclusivamente a la labor de vigilancia y patrullaje.

Buenos resultados en Santo Tomás

Como parte del Plan de Convivencia y Seguridad ciudadana, agentes del orden público de la Policía de Santo Tomás, en este departamento, ejecutaron un operativo que dejó resultados positivos al hacerse efectiva la captura de tres personas que estaban circuladas.

Los uniformados recorrieron los puntos más concurridos y de mayor peligrosidad del municipio, inspeccionando establecimientos de venta de licor, recepcionando las denuncias de la comunidad y despejando la vía pública de personas sospechosas.

La jefatura policial informó, que en el plan participaron 30 uniformados los que verificaron armas en poder de civiles y a eso de las ocho de la noche de este jueves suspendieron el trabajo, dejando presencia en los barrios con mayor índice delictivo.