•  |
  •  |
  • END

Cerca de 70 rivenses, que fueron contratados por el Consejo Supremo Electoral, para trabajar en las elecciones municipales de noviembre del 2008, aún permanecen a la espera de que el poder Electoral les cancele sus pagos retrasados. En esta misma situación se encuentran siete propietarios de viviendas que alquilaron a este cuestionado poder del Estado sus inmuebles para que en ellos funcionaran los Consejos Electorales Municipales del departamento de Rivas.

Uno de los que aún hace cálculos con su salario retrasado es Dimas Martínez García, quien fungió como presidente del Consejo Electoral Municipal de Rivas, devengando un salario de 6,500 córdobas. De acuerdo con García, ellos (el personal que laboró en el proceso Electoral), fueron contratados por un período de seis meses y agregó que el contrato se vencía el 15 de diciembre del 2008.

Detalló que en los contratos no se les permitió derecho a prestaciones sociales, por lo que calificó la contratación como leonina y ahora para colmo no les terminan de pagar sus días trabajados, ya que después de siete meses del cuestionado proceso electoral, aún continúan a la espera de sus respectivos pagos.


Hasta alquiler de casas
pendientes de cancelar
Según Bayardo Cruz, Coordinador General del Consejo Electoral Departamental de Rivas, (CEDR) a quienes trabajaron como técnicos, les deben un mes y quince días y al primero y segundo miembro del CEDR, dos meses. En tanto la deuda con las secretarías es de un mes al igual que con el alquiler de las casas.

Agregó que la deuda con los trabajadores contratados es aproximadamente de medio millón de córdobas, y según él existe voluntad de pagarles, pero señala que les ha sido imposible conseguir los fondos por lo que las planillas y la solicitud de pagos continúan engavetadas en las oficinas de Finanzas del CSE.