• |
  • |
  • END

CHINANDEGA
Cientos de tricicleros organizados en tres cooperativas se apostaron durante varias horas de la mañana del viernes en los alrededores de la Alcaldía de Chinandega, para exigir que el controvertido edil Julio Velásquez Bustamante les permita trabajar diariamente y no en dos turnos.

Los demandantes portaron cartelones y aparcaron sus triciclos frente al Palacio Municipal, pero el alcalde, cuya gestión es revisada actualmente por la Contraloría General de la República (CGR), después que fue denunciado de manejar de manera anómala los recursos de la municipalidad, no dialogó con los dirigentes de los tricicleros, y se refugió en las instalaciones de la Policía de Chinandega.

Germán Martínez expresó que junto a decenas de tricicleros y pobladores, cargó inmensas banderas rojinegras y se desveló para llevar a la silla edilicia a Velásquez Bustamante, quien les prometió el cielo y la tierra, y ahora los desprecia porque anda montado en una camioneta Prado, que a su juicio, es una afrenta para los pobres.

Decepcionados
“Voté por este alcalde porque nos ofreció trabajo; nuestro sacrificio por llevarlo al poder ha sido recompensado con maltrato y amenazas de no dejarnos ganar el pan de cada día con nuestro trabajo digno”, expresó el chinandegano.

Clemente Rivera Martínez se mostró en desacuerdo con la decisión del alcalde, al imponerles trabajar en dos turnos debido a que no ganarían ni para comprar los frijoles.

En similares términos se pronunciaron Pablo Jirón y Marvin Feliciano Meza, quienes añadieron que tienen derecho a trabajar en libertad, y es inconcebible que el edil les niegue ganarse el pan.

“Le di mi voto, pero estoy decepcionado. Pagamos nuestros impuestos todo el año, y es injusto que nos impida trabajar todos los días”, afirmó Teodoro Olivares.

Mauricio Miranda calificó al alcalde de Chinandega como prepotente, corrupto y grosero, que no ha hecho realidad el lema de paz, reconciliación y trabajo que pregona el gobierno de turno.

Alfonso Salazar, miembro de la Cooperativa Ciclotaxi, dijo que el edil debe ser flexible, porque mientras los tricicleros y miles de pobres aguantan hambre en esta ciudad, el munícipe está tranquilo, con un salario mensual de más de sesenta mil córdobas, con combustible asignado y otros beneficios. “El alcalde tiene reales, casa, piscina, los millones que se robó por la pavimentación de varias calles, es corrupto, que nos deje trabajar”, expresó Salazar.

Policía cumplirá ordenanza
El comisionado mayor Francisco Aguilera Ferrufino, jefe de la Policía de Chinandega, aseguró que cumplirán la ordenanza, la cual establece que los casi mil tricicleros deben trabajar en dos turnos para mantener el orden.

El oficial afirmó que tras varias reuniones y visitas de los dirigentes de los tricicleros con el edil y autoridades de transporte a varios puntos de la ciudad, se concluyó que no es necesario que todos los triciclos trabajen diariamente, porque se forma desorden.

Manifestó que los tricicleros aceptaron la orden, y pintaron en celeste y amarillo los triciclos para laborar en dos turnos. “Si invaden, los sacamos de circulación”, expresó.

El alcalde Julio Velásquez Bustamante coincidió con el jefe policial y argumentó que la falta de empleo hizo que él y los miembros del Concejo aprobaran 971 triciclos. A su criterio, no fue una promesa de campaña electoral. “Vamos a darles el espacio para trabajar, pero que acaten las reglas del juego, los dos turnos”, enfatizó el edil.

Tras dialogar con el comisionado Fernando Escobar, jefe de Seguridad Pública, los tricicleros depusieron la protesta, pero la retomarán el próximo martes si no alcanzan acuerdos con el alcalde de Chinandega.