•  |
  •  |
  • END

CORINTO

Al cumplir exitosamente su labor humanitaria, los integrantes de la Misión Promesa Continua 2009 de los Estados Unidos partieron hacia el Canal de Panamá.

En los centros de salud “María del Carmen Salmerón”, del barrio “Roberto González”, de Chinandega, y “Raymundo García”, de Somotillo, médicos de los Estados Unidos de América, con respaldo de colegas del Ministerio de Salud (Minsa), atendieron a 14 mil pacientes, quienes recibieron medicinas sin costo.

Miembros de la Misión Promesa Continua 2009, con autorización del Ministerio de Educación repararon dos escuelas, una en Somotillo y otra en Villa Nueva. Además, en coordinación con el Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor), vacunaron y suministraron medicinas a ganado vacuno, porcino, equino y animales domésticos.

Por su parte, el capitán de navío James Ware, comandante del Comfort, dijo que esperan volver.

Añadió que en coordinación con Operación Sonrisa operaron a 58 niños que tenían labio leporino y paladar hendido, hicieron diariamente 600 exámenes de la vista y más de 200 operaciones a bordo del buque.

“Nos vamos contentos y llevamos la belleza del corazón de los nicaragüenses y su naturaleza”, expresó Ware, quien agregó que médicos del Ministerio de Salud darán seguimiento a pacientes operados que requieren atención clínica.

Pacientes agradecidos

Azucena Varela, originaria de Chinandega, agradeció a los miembros de la misión por la operación de una hernia umbilical. “Me trataron con mucho cariño, gracias a Dios que vinieron porque soy pobre y no tengo recursos para pagar a un especialista”, expresó.

El adolescente Juan Alberto Delgadillo, oriundo de Chinandega, fue operado de una oreja, por lo que se siente feliz, al igual que María Virginia Cruz, a quien operaron de la mandíbula y por su pobreza estuvo a punto de sufrir tétano.

Leoncia Álvarez, originaria de Somotillo, se mostró feliz porque su nieto, Carlos Novoa Álvarez, fue operado de una hernia umbilical. “En una clínica privada me hubiese costado mucho dinero esa intervención, aquí no me cobraron, y nos dieron mucho cariño”, expresó la campesina.