•  |
  •  |
  • END

Bluefields

Dos miembros del personal médico y paramédico que laboran en los centros hospitalarios de la Región Autónoma del Atlántico Sur, que omitieron sus nombres por temor a represalias, denunciaron que las autoridades sanitarias están ocultando la información exacta sobre la incidencia de la influenza humana y las deficiencias en la atención a las personas afectadas por la pandemia.

El colmo es que según los denunciantes, ocho miembros del mismo personal médico y paramédico han resultado contagiados por la enfermedad y sólo les han dado una mínima parte del tratamiento, tan sólo dos días de reposo y después los mandan a seguir trabajando.

Otra preocupación de nuestras fuentes es la escasez del fármaco que se utiliza para combatir la influenza. “Por eso sólo se la administran a los pacientes que están más afectados”, indicó uno de ellos.

Ambos coinciden en que la cifra de personas afectadas por la influenza es mucho mayor a los 13 casos reportados recientemente por el Silais de la RAAS. “Sólo en Bluefields la cantidad es mayor que la reflejada en las estadísticas del Minsa”, enfatizaron.

Dengue pica y se extiende

Aunque recientemente el Silais de la RAAS reportó una disminución de los casos de dengue, los denunciantes reiteraron que esa enfermedad también se ha disparado de forma alarmante.

Y es que en Bluefields y otras comunidades de la RAAS a diario se observan personas de todas las edades que van en romería hacia los centros asistenciales en busca de tratamiento contra el dengue, que en esta temporada ha atacado con fuerza en esta zona de Nicaragua.

Quisimos conocer la versión oficial de las autoridades sanitaria de la RAAS sobre esta grave denuncia, pero nos dijeron que el director del Silais, doctor Ricardo Taylor, se encuentra recibiendo un seminario en Taiwan.