Mercedes Vanegas
  •  |
  •  |
  • END

Muy pronto el Hospital “Humberto Alvarado Vásquez”, de Masaya, contará con un taller para elaborar lentes de aumento y reparar aros para anteojos, con lo que se espera beneficiar a aquellas personas de escasos recursos económicos que tengan problemas de la vista.

El proyecto es una iniciativa de cooperación de la Asociación al Servicio Internacional de Optometría de Alemania, el cual incluye dotar de equipos con sus repuestos, así como más de mil aros para lentes, de los cuales ya se hizo una entrega simbólica al doctor Erick Bravo, Director del nosocomio.

Este centro asistencial destinó tres recursos y un área de seis metros de largo por cinco metros de ancho, dentro de la clínica de oftalmología, para el funcionamiento del taller.

Pieza por pieza

Christel Schemel, Coordinadora de la iniciativa, mencionó que “existen alrededor de mil donantes en Alemania que con mucho esfuerzo trabajaron para reunir pieza por pieza hasta lograr lo suficiente y construir hasta dos talleres, los cuales beneficiarán al pueblo de Masaya”.

Por su parte, Bravo se mostró agradecido con los donantes por el nuevo servicio que se brindará a los usuarios del hospital.

“La mayor beneficiada es nuestra gente pobre, trabajaremos todo lo necesario para cuidar los equipos y que se logre optimizar los recursos”, indicó Bravo.

María Cárdenas, una paciente, dijo que es muy bueno, ya que cuando se realizó el examen de la vista le dijeron que usaría anteojos, pero no los ha comprado por ser pobre y ahora tiene esperanza de obtenerlos.

Egon Scheich es el especialista en optometría que capacitará durante tres meses para que trabajen en el taller, a estas personas se les instruirá en elaboración de lentes, reparación de equipos y aros.

Christel Schemel también mencionó que el pueblo de Berlín, Alemania, siente un profundo cariño por el pueblo de Masaya, tanto así que un barrio de ese país fue nombrado Monimbó, debido a un mural de 19 metros de alto por 14 metros de alto pintado por el  nicaragüense Manuel García Moya en 1978, el cual refleja al Monimbó de ese año.

“Este hecho ha aumentado el calor humano hacia este sector de Masaya, por lo que en otras ocasiones hemos tratado de ayudar en lo que se pueda”, concluyó Schemel.

Ésta no es la primera donación que realiza la asociación, ya que el hospital ha recibido material de reposición periódica, ropa para niños, juguetes, lentes, entre otros productos.