• |
  • |
  • END

LAS MINAS

Desesperación, impotencia, pánico, además de caos, seguidos de luto y profundo dolor, son sentimientos que permanecen imborrables en la memoria de casi 200 mil personas que sobrevivieron el paso del huracán “Félix”, la mañana del cuatro de septiembre de 2007, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.

Este hecho, que ocupó los principales titulares de todos los medios de comunicación en el país, Centroamérica, Latinoamérica y el mundo, por la cantidad de víctimas y la catástrofe que causó, es el principal suceso negativo que 2007 dejó en la región.


Plegarias
Es tanto el luto y el eterno dolor causados por el meteoro, que en el puerto y en las playas de Bilwi, así como en Sandy Bay y en los Cayos Miskitos, aún se observan a familiares de víctimas y desaparecidos orando por sus deudos.

Y en otros casos, familias pasan horas esperando alguna señal, pues no pierden esperanzas de encontrar a sus parientes, reportados como desaparecidos por autoridades del gobierno nicaragüense.

A ese sufrimiento familiar se agregan las destrucciones materiales y ecológicas, en las que se incluyen, además de las viviendas, cultivos y la economía de patio, la flora y lafauna.


Mantienen cifras
Después de cuatro meses del desastre en la RAAN, sus autoridades civiles y militares, en conjunto con el gobierno nacional, cifran en 102 los muertos y en 133 los desaparecidos.

Se reportaron 744 personas lesionadas, a la vez, 106 hombres y mujeres necesitaron ser operadas.

Se registraron 197 mil 28 personas de 33 mil 684 familias afectadas, las que aún se encuentran en esta desagradable condición, confirmó a EL NUEVO DIARIO el coordinador del gobierno regional, Reinaldo Francis Watson.

Son once mil 167 viviendas las que quedaron dañadas de forma total; otras 9 mil 227 resultaron afectadas de forma parcial, al perder el techo o parte de las paredes.

Resultaron afectadas 351 comunidades y 56 barrios, así como 102 centros escolares, 84 edificios públicos, 57 iglesias, 43 centros de salud y más de 500 kilómetros de caminos, según el primer informe del gobierno regional.


1.3 millones de hectáreas afectadas
De la misma manera, se ha precisado que un millón 306 mil 580 hectáreas de bosques fueron afectadas en Waspam, Puerto Cabezas, Rosita y Bonanza.

También se informa que 427 mil hectáreas de ecosistema forestal resultaron destruidas, así como 86 mil 538 hectáreas agrícolas.

Las autoridades del consejo y gobierno de la RAAN, casi un mes después, solicitaron 18 mil toneladas métricas de alimentos para seis meses, y 292 millones de dólares para reconstruir la región.

Organismos internacionales como el Programa Mundial de Alimentos, PMA, al igual que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, el gobierno de Venezuela, Estados Unidos, España, entre otros, han enviado a la devastada región una significativa ayuda para alimentar a las familias afectadas y para ayudarles a reconstruir sus comunidades.


Sin información
Sin embargo, hasta ahora no se conoce de parte de las autoridades regionales y municipales un informe sobre las donaciones recibidas y el fin de las mismas.

Sí se conocen manifestaciones de personas, aparentemente afectadas por el desastre, que denuncian actitudes mezquinas con las donaciones bajo el poder del Sinapred, y de personas nombradas por las alcaldías de los municipios afectados.

En Bilwi, por ejemplo, hasta violencia hubo porque no se entregaban porciones alimentarias conforme a la cantidad que necesita una persona y su familia. Las gráficas captadas en su momento por nuestro corresponsal Fermín López ilustran esa realidad.

También grupos de mujeres, en su mayoría viudas y afectadas al perder todo en los Cayos Miskitos, consideran que las autoridades de Defensa Civil y el gobierno nacional abandonaron a los habitantes de la región, supuestamente al no alertarlos sobre la llegada del huracán “Félix” a la zona.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el Consejo y el gobierno regional, en ese sentido, han negado todos los señalamientos, y presumen que estas familias pueden estar siendo manipuladas.


¿Racismo?
Por otro lado, con el paso del “Félix” se notaron actitudes racistas de quienes siempre han denunciado ese mal, al ignorar a familias damnificadas de la etnia mestiza.

Dirigentes miskitos como Brooklin Rivera y Stedman Fagoth, aliados por ahora en el partido de gobierno, en sus distintas comparecencias ante los medios de comunicación trataron de hacer creer que sólo las familias indígenas eran las afectadas en la región, cuando casi 80 mil personas pertenecen a la etnia mestiza.

Sobre este aspecto, la diputada suplente del PLC, Alba Rivera, durante la sesión extraordinaria del Consejo Regional, en la última semana de septiembre, denunció esas actitudes racistas de miskitos contra mestizos, que a su juicio estaban siendo aprovechadas con las ayudas y programas de reactivación económica.


Violencia
Por otro lado, las historias sangrientas, como la ocurrida la segunda semana de diciembre en el Corozo de Prinzapolka, donde murió de forma atroz Santiago Méndez Mendoza, supuestamente a manos de su propio hijo, Benilec Méndez Hernández, por asuntos de herencia, horrorizaron el lugar y hasta ahora se percibe un ambiente de salvajismo e inseguridad en la zona.

Ese mismo salvajismo se notó con las últimas tres muertes atroces en la tercera semana de diciembre y primera de enero, en Rosita, donde pedieron la vida Hilario Gonzáles Reyes, de 52, años, y Napoleón Pérez Sánchez, de 60, durante un enfrentamiento entre dos familias, por ofensas y diferencias personales.

Otro hecho fue el asesinato de Elías José Aguilar López, de 30 años, en Risco de Oro, Rosita, y cuyo autor es su propio sobrino, por la disputa de una mujer.


Contra narcos
En cuanto a las instituciones, la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua en Puerto Cabezas tuvieron una actuación destacada durante 2007, sobre todo en el enfrentamiento contra el narcotráfico nacional e internacional.

Ambas instituciones coordinadas lograron desarticular peligrosas bandas en alta mar y “quebraron” a unos 15 narcotraficantes con dinero y drogas.

Las continuas fugas de los narcos capturados --aparentemente con la complicidad de los mismos oficiales-- fueron la nota negativa en la Policía Nacional.

La fuga, el primero de noviembre de 2007, de los acusados Eduardo Padilla Ballasteros (30) y Rafael Barrios Barraga o Rufino Rubies Vargas (40), ambos colombianos, y de Mateo Mauricio Ávila (48) y Paco Antonio Antones Ayala, hondureños, capturados el once de agosto de 2007 con mil 581 kilos de cocaína en aguas nacionales, pone en duda la labor policial. Tres policías de menor rango supuestamente los ayudaron y se largaron con los prófugos.

En mayo de 2006 se fugaron otros dos colombianos acusados de narcotráfico, y otros tres policías fueron señalados de ayudarlos, por lo que fueron dados de baja deshonrosa.

Estas actuaciones policiales desembocaron en una “limpieza” de la jefatura en Puerto Cabezas, que comenzó con la sustitución del jefe policial, comisionado mayor Francisco Gaitán.


Político
En lo político, el año 2007 podría señalarse de positivo para las regiones autónomas, porque por primera vez siete diputados propietarios, representando a sus pueblos, logran tener su curul ante la Asamblea Nacional.

Cuatro de ellos responden al criterio político del gobernante partido Frente Sandinista, y los otros tres son del Partido Liberal Constitucionalista, PLC.

También una buena cuota de personalidades políticas indígenas y mestizas de las regiones autónomas, afines al gobierno de turno, ocupan, como nunca antes, importantes cargos públicos, como la dirección del Instituto Nacional Forestal, Inafor; del Instituto Nacional de la Pesca, Inpesca; y de Correos de Nicaragua. Además la Subdirección del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, y la Secretaría de Relaciones de Cooperación y Economía de la Cancillería de la República.


Accidentes
Algunos sucesos que conmocionaron a la región fueron varios accidentes, sobre todo de tránsito, como el suscitado la noche del 29 de noviembre, entre Siska y Sahsa, jurisdicción de Puerto Cabezas, donde perdió la vida el vicealcalde de esta ciudad, Alkex Lucer Blandón, que regresaba con su camioneta de Managua, donde en representación de Yatama había firmado varios compromisos sociales con la Comisión de Paz y Verificación que preside el cardenal Miguel Obando.

Casi una semana después, y en las mismas circunstancias, pereció el miembro del Consejo Regional, del PLC, Amadeo Rugama Zamora, al volcarse con su camioneta en el Río Wany, en Siuna, Región Autónoma del Atlántico Norte.