•  |
  •  |
  • END

Con la finalidad de mejorar las técnicas productivas, de aumentar los rendimientos y el valor agregado de la leche, los empleados de unas 33 plantas artesanales procesadoras de lácteos de León y Chinandega están siendo capacitados por la Cuenta Reto del Milenio (CRM), a través del operador ganadero TechnoServe.

Según Judith Vanegas, Directora de Comunicación de la CRM en Occidente, las plantas artesanales cuentan con un diagnóstico del proceso productivo, administrativo y de mercado realizado como parte del apoyo que reciben.

En el sector de Larreynaga se están atendiendo a siete plantas artesanales. La señora Francis Campos Contreras, beneficiada por el Programa, y con unos diez años de experiencia en el negocio de procesamiento comentó que diario procesa 220 litros de leche para hacer queso y cuajada, los que vende en el mercado “La Estación” en León.

Entre los temas incluidos en las capacitaciones se encuentran: la higiene al momento de elaborar los productos, técnicas para mejorar los rendimientos de la leche, diferentes tipos de quesos, y productos derivados de la leche, entre otros.

El aporte económico de las mujeres en la actividad ganadera es esencial, ya que participan desde el ordeño hasta el procesamiento de la leche y su comercialización.

Instalan bebederos de agua

Los esfuerzos por mejorar la calidad de la leche y la carne es una tarea que impulsan los mismo productores en sus pequeñas parcelas con la finalidad de ser mas competitivos en el mercado.

Recientemente, los productores instalaron bebederos portátiles de agua, en los potreros, garantizando de esta forma que el ganado consuma el vital líquido constantemente, y de manera higiénica.

La iniciativa es promovida por la Cuenta Reto del Milenio, en 500 fincas de los socios del programa ganadero TechnoServe, a los cuales les ha entregado barriles de plástico, boyas y mangueras para la instalación de los bebederos.

El productor Pedro Isabel Rocha, del Núcleo Ganadero Copaltepe, en el municipio de Nagarote, dijo que antes trasladaba tres veces al día el ganado a los corrales para que consumiera agua, “ahora el ganado bebe agua en los potreros siempre que tenga sed, y sin necesidad que nosotros lo estemos trasladando de un lugar a otro”, señaló.

Martín Lacayo, Coordinador de Asistencia Técnica a fincas, destacó que con la implementación de los bebederos se evita la deshidratación de las vacas, asimismo, no se contaminan los ríos cercanos a las fincas donde gran parte de los productores llevan a aguar al hato. “Hay que llevar el agua al ganado, no el ganado al agua”, destacó Lacayo.