•  |
  •  |
  • END

TOLA
Ocho obreros de la construcción, que demandaron laboralmente a la empresa para la cual trabajaban en el municipio de Tola, señalaron ante varios medios de comunicación que están siendo víctimas de retardación de justicia por parte de la juez del juzgado local único de Tola, Astrid Fonseca, porque tienen ochos meses de estar a la espera de un fallo.

Entre los quejosos están; Omán Antonio López Gutiérrez, Alan Tomás Pérez Marenco y Félix Antonio Sandino Solís, los que fueron despedidos entre septiembre y diciembre del 2008 por una crisis económica que atravesaba la empresa Constructora Standard, según la carta de despido.

Otros trabajadores, como Ronald Nicoya Bonilla, decidieron renunciar porque les retrasaban sus pagos.

Según Nicoya Bonilla, los ocho ex empleados iniciaron un proceso administrativo en el Ministerio del Trabajo de Rivas, donde exigieron el pago de quincenas atrasadas y sus respectivas liquidaciones, pero al no llegar a acuerdos, elevaron el caso a la vía judicial, cuyo monto demandado asciende a 412 mil 31 córdobas.

Sin embargo, los ex empleados de esta compañía, que se dedica a la construcción de casas, aseguraron que la judicial no les agiliza la querella, que ingresó el 16 de diciembre del 2008 y comenzó a dársele trámite el doce de enero de este año.

Jueza rechaza señalamiento

Por su parte, la jueza aseguró que la acción de pago laboral que demandan los obreros, la está atendiendo tal como sucede con los otros casos e indicó que la querella se encuentra en estado de sentencia.

La judicial añadió que es la primera vez que la señalan de retardación de justicia y aseguró que en su despacho a todas las causas les da prioridad, partiendo de las que tienen mayor tiempo.

A la vez expresó que se debe tomar en cuenta que en el juzgado local de Tola atiende a 63 comunidades y que se encarga de procesos penales, civiles y laborales. Además, dice que realiza entre tres y cuatro audiencias al día, y que junto a su personal, trata de agilizar los casos a la mayor brevedad.