•  |
  •  |
  • END

José Luis González
Más de 125 planes de negocios, que aglutinan a 512 pequeños y medianos artesanos en el municipio de La Paz Centro, Departamento de León, reciben asistencia técnica, financiamiento, insumos, equipos, y apoyo en la comercialización de sus productos, a través de la Cuenta Reto del Milenio, (CRM), y contribuyen a la dinamización de la economía en la región del Occidente del país.

Por muchos años, los humildes artesanos paceños, dedicados al procesamiento del barro, se han ganado la admiración y el respeto de centenares de clientes que gustan del ingenio, y la calidad de los productos elaborados a base de tierra arcillosa y vistosos colores. Estos mismos artesanos también elaboran materiales de construcción para viviendas.

La industria artesanal del barro, no es la única que forma parte del Conglomerado No Agrícola, que impulsa la CRM con fondos del pueblo y gobierno de los Estados Unidos.

Uno de los rubros productivos que está generando mayor impulso económico, es la industria artesanal del barro. Desde hace un año, se atienden 38 planes de negocios, que involucra directamente a 109 beneficiarios.

En el conglomerado también fueron incluidos 30 planes de negocios en el rubro de alimentos y bebidas, (cereales), que beneficia a 207 personas, que en su mayoría corresponden a las mismas familias.

La inclusión de 50 planes de negocios en el campo turístico alternativo, en los Departamentos de León y Chinandega, beneficia a más de 190 pequeños empresarios, que por años habían esperado una oportunidad para desarrollar sus potencialidades.

Fortalecimiento de capacidades

“Para el presente año el Conglomerado No Agrícola pretende invertir alrededor de 855 mil dólares, en los distintos rubros que se atienden, (barro, turismo y cereales), el 30 por ciento es destinado específicamente para el rubro de barro (artesanías y materiales de construcción a base de barro)”, aseguró Anabel García Sequeira, Gerente del Conglomerado No Agrícola, en la CRM, Nicaragua.

Añadió que también se trabaja en el fortalecimiento de capacidades, (entrenamiento, asistencia técnica, asesoría legal, e intercambio de experiencias), así como para la adquisición de equipos e insumos para la construcción de hornos, salas de producción, casetas de secado, salas de venta, materiales de pintura, molinos de arcilla, tornos, estantería metálica, aerógrafos, deshumidificadores, pinturas, pinceles, entre otros.

En el municipio de La Paz Centro, se atienden once planteles que se dedican a la elaboración de materiales de construcción a base de barro, y en el rubro de artesanías, se coordinan 27 planes de negocios, individuales, y pequeñas cooperativas, que beneficia a 109 personas.

También se atienden 30 planes de agro negocios, en donde se ubican las bebidas típicas a base de seriales, son 204 beneficiarios entre individuales y cooperativas.

Para incentivar a futuros empresarios de la región, la Cuenta del Milenio incluyó en el Conglomerado No Agrícola, a seis iniciativas micros empresariales e igual número de beneficiarios, a través del concurso de planes de negocios, “Emprende Occidente”, cuyo objetivo era promover iniciativas empresariales.

De acuerdo con Anabel García Sequeira, los planes de negocio tendrán una duración de tres años. “Esperamos que después que concluya el proyecto CRM, los beneficiarios directos en el rubro de artesanías, logren la auto sostenibilidad, pues cuentan con nuevos conocimientos, y la introducción de equipos industriales que facilitan un incremento de la producción.”, refirió.

Asistencia e inversión

Los avances de este rubro están relacionados con la construcción de hornos de bóvedas, techado y mejoras en las áreas de trabajo, equipos para generar valor agregado al producto como: aerógrafos, materiales de pintura, tornos, entre otros, que han sido facilitados por la CRM.

“Los hornos mejorados e industrializados, disminuyen la pérdida del producto terminado, son amigables con el medio ambiente porque se disminuye notablemente el consumo de leña, (25 por ciento menos), se reduce las emanación de humo, y como valor agregado, los productos terminados tienen una mejor calidad”, añadió García.

El Plantel San Pablo, es una de las microempresas paceñas dedicadas a la fabricación de materiales de construcción a base de barro, y que se ha destacado por su empeño y perseverancia en el trabajo, cuenta con únicamente siete socios, recientemente instaló un horno mejorado que ha facilitado el incremento de la producción.

Con el horno artesanal se fabricaban mil ladrillos al día, pero ahora el volumen de producción ha incrementado en un 50 por ciento, mensualmente se producen 437 mil piezas, (ladrillo alisado, piso, hexagonal, tejas alisadas y rústicas, fachaleta, y rodapié).
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus