Róger Olivas
  •  |
  •  |
  • END

Un grupo de ancianos y ancianas de este municipio sostuvieron un encuentro, como todos los años, con su benefactora Luisa Emilia Ruiz, de 80 años, conocida cariñosamente como “Tonita”, quien desde la década del 70 habita en Los Ángeles, California.

Ruiz, originaria de la ciudad de León, llegó a Posoltega acompañada de la también nicaragüense Ligia Ocón, y del costarricense de padres nicas Alberto Muñoz, quien forma parte desde 1985 de un comité de solidaridad con Nicaragua.

Durante los ochenta, “Tonita” y Ruiz con ayuda de miembros del comité enviaron ayuda a diversos hospitales del país incluyendo uno de León.

“Vine a Posoltega a trabajar con la Cruz Roja, me encontré a gente del cerro Casitas afectada por el deslave provocado por el huracán Mitch. En ese tiempo había españoles ayudando bastante. Al igual que en este municipio, continuamos ayudando a pobladores de Tipitapa”, aseguró la protectora.

Indicó que en la comarca Los Laureles, perteneciente al municipio de Tipitapa construirán un parque infantil, y en la ciudad de Posoltega reconstruirán la casa de los ancianos para que ellos se recreen.

“Tenemos seis asambleas que integran el grupo de solidaridad, cuya principal tarea es la humanitaria para ayudar a familias desposeídas”, expresó Ruiz, antes de regresar a Los Ángeles, California.

“Tonita” recordó que el año pasado estuvo junto a su hijo en el encuentro con ancianos de Posoltega. “Superé una terrible depresión, ahora me siento muy bien, estos viejitos y Nicaragua son mi oxígeno para seguir luchando en esta vida”, expresó emocionada.

Alberto Muñoz se quedó maravillado con la capacidad de trabajo de Ruiz, quien pidió salud a Dios, para regresar el año entrante a sostener el acostumbrado encuentro con ancianos de Posoltega.

Seguirán ayudando

Alberto Muñoz dijo que mantienen el comité de solidaridad, y habrá una sociedad sin fines de lucro, con su respectiva personalidad jurídica, la cual podrá recibir donaciones, libres de impuestos, para destinarlas a personas de escasos recursos de varias ciudades de Nicaragua.

“Pretendemos conseguir al menos una parte de la solidaridad que se patentizó con este país en la década de los ochenta. Hay una posibilidad en Estados Unidos de gente que se entusiasme con ayudar a los demás”, afirmó.

Francisco Molina, representante del Movimiento “Luis Alfonso Velásquez Flores” (Milavf) y coordinador del Comité de Ancianos de Posoltega, agradeció a los benefactores por la ayuda incondicional que alegra el corazón de los viejitos, algunos abandonados por sus familias.

Evangelina Salmerón, de 80 años, se mostró contenta con el apoyo y el amor prodigado por “Tonita” y sus acompañantes hacia el grupo de ancianos de Posoltega, que están deseosos de tener pronto su propia casa.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus