•  |
  •  |
  • END

Con financiamiento de la Cruz Roja Española, diputación de Huelva y la caja social Madrid, este mes iniciará la construcción de 143 letrinas y 119 pozos con bombas de mecate para beneficiar a 80 familias de la comarca El Porvenir y 63 familias de Ameya, jurisdicción del municipio de El Realejo.

Los proyectos denominados “Mejorando el acceso de agua, saneamiento básico, promoción e higiene en dos comarcas vulnerables” es apoyado por la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), Ministerio de Educación (Mined), Ministerio de Salud (Minsa), la Cruz Roja filial Chinandega y la Alcaldía de El Realejo.

Mil quinientos beneficiados

Ramón Betancourt Fletes, técnico del proyecto por parte de la Cruz Roja, afirmó que mil quinientas personas serán beneficiadas de manera indirecta con ambos proyectos valorados en 152 mil 850 euros.

Dijo que además construirán lavaderos y baños para la higiene de la población que integrará dos comités de agua y saneamiento para el uso adecuado del vital líquido y la protección de las fuentes.

Conformar red de salud comunitaria

Añadió que para comenzar el proyecto, es vital la organización de al menos cinco integrantes para conformar la red de salud comunitaria que limpiará de forma permanente los desechos.

Manifestó que entregarán a las familias beneficiadas vasijas de arcilla para purificar el agua y evitar enfermedades estomacales.

Por su parte, Róger Alvarado, presidente de la Cruz Roja, filial Chinandega, aseguró que la construcción del proyecto durará once meses, y posiblemente harán obras similares en otras comarcas de El Realejo y una comunidad perteneciente al municipio fronterizo de San Pedro de Potrero Grande, ubicado al norte del departamento.

Enacal en papel beligerante

Emigdia Ferrufino, Delegada Departamental de Enacal, aseguró que esa institución asegurará el análisis físico y químico del agua de los pozos comunitarios; brindará asesoría comercial para que los comités de agua y saneamiento sean sostenibles y reforestará junto con la población las fuentes de agua.

Daysi Núñez, Alcaldesa de El Realejo, requirió que analicen el caso de las restantes 19 comarcas de ese municipio que enfrentan pobreza extrema, y no fueron incluidos en el proyecto.

Beneficiados aportarán mano de obra

Yáder Maldonado Gradiz, habitante de la comarca El Porvenir, afirmó que están organizados para aportar mano de obra y reforestar las fuentes de agua para heredarlas a las futuras generaciones.

Su coterránea Verónica Sánchez afirmó que las mujeres de la comunidad también pondrán su granito de arena para solucionar la problemática de la falta de agua y de letrinas.

María Marcia Vega, pobladora de la comarca Ameya, agradeció a las instituciones cooperantes por la próxima ejecución de las obras que llevaran alivio a las 63 familias ese lugar, las cuales actualmente cloran el agua para evitar la contaminación.