•  |
  •  |
  • END

UPALA / COSTA RICA

Una iniciativa que consiste en dotar a los nicaragüenses que habitan en la zona fronteriza con Costa Rica de un carné para su vivencia cotidiana y sus relaciones de buena vecindad con la población tica, promueve la Federación de Gobiernos Locales, con apoyo de la Fundación para el Desarrollo Municipal y Fortalecimiento Institucional de Centroamérica y el Caribe, Demuca.

Un estudio que realiza Demuca, cuya fundación cuenta con financiamiento de la Agencia de Cooperación Española, persigue conceder un manual de políticas públicas alrededor de cómo gobernar el tema migratorio, a las cinco municipalidades costarricenses que conviven con ciudadanos nicaragüenses: Upala, Los Guatuzos, Los Chiles, Sarapiquí y Pocosí.

Alejandro Ubau, representante para la zona norte de Demuda, con especialidad en Derechos Humanos, explicó que se trata de “construir una política pública local, amigable con esa realidad transfronteriza, de la mano con el Poder Ejecutivo, a través de la Dirección General de Migración y Extranjería”.

Agregó que será emitida como una ordenanza de las municipalidades, cuya iniciativa no amerita pasar por el legislativo, porque no es una ley, aclaró.

Ubau reconoció el respaldo a esa iniciativa que han obtenido del representante regional de Migración y Extranjería, Róger Víquez.

El funcionario de Demuca citó como ejemplo el hecho de que en muchos casos, ciudadanos nicas que habitan en las comunidades fronterizas son deportados por el puesto de Peñas Blancas. Eso implica penetrar por Rivas, llegar a Managua y regresar a su lugar de origen en Río San Juan.

A su juicio, tanto el Estado costarricense como el nicaragüense deben reconocer que tienen una cultura de frontera, donde “la población vive en santa paz, intercambiando, luchando contra la pobreza, contra las limitaciones, la exclusión, porque lamentablemente las zonas de frontera son excluidas, son las menos favorecidas por el Presupuesto y recursos del Estado”.

Realizarán censo fronterizo

Según la base del estudio, se calcula que habitan en el cordón transfronterizo unos 4 mil nicaragüenses, sin embargo, Ubau refirió que para la entrega del carné se tiene que hacer un censo poblacional.

Añadió que en el estudio deberán conocer cuál es la percepción de los funcionarios, si identifica como un problema o una potencialidad al migrante, para emprender un proceso de formación y capacitación.

No obstante, explicó que ha identificado los mitos que existen contra los migrantes nicas: se dice que el migrante colapsa la Caja Costarricense de Seguridad Social, cosa que es falsa, porque tanto el nicaragüense como el migrante de cualquier otro continente --según información del Poder Ejecutivo--, le aporta al país, 83 mil millones de colones al año y consumen 42 mil millones.

También es un mito construido sobre bases falsas que la población migrante hace más grande el cordón de pobreza o que la mayor taza de violencia intrafamiliar se da en los hogares nicas.

“Son identificaciones falsas, porque nosotros tenemos nuestra propia producción de criminalidad, de violencia intrafamiliar y otros flagelos que no debemos esconderlos y achacárselos a otras personas”.

Róger Víquez, de Migración y Extranjería costarricense, destacó la necesidad de ambos países de que se establezcan políticas de control y orden en la frontera, “aquí lo que tenemos es una migración estable”, reconoció.

Indicó que “la idea que se quiere implementar es dotar de algún tipo de documento a los ciudadanos que sean identificados a través de un censo y que puedan tener derechos de recibir beneficios ya sea en salud, educación y otras necesidades”.

Alcalde con raíces nicas

Juan Acevedo, alcalde de Upala, quien es uno de los mayores impulsores de la iniciativa para favorecer a los nicas que viven en la Costa Sur, dijo que “vivimos una realidad y tenemos un interés común, vamos a defender los derechos que beneficien a la gente de la frontera, no como una obligación, sino por la naturaleza de llevar la sangre nica”, en tanto refirió que Upala y Los Chiles fueron fundadas por familias nicaragüenses, y en cada habitante hay lazos de consanguinidad.

Para el alcalde, “las políticas públicas van a ayudar en el desarrollo de la frontera”, por lo que se comprometió a luchar.

Por su parte, Ángel García, Director de Migración y Extranjería en Río San Juan, reveló que también por la parte nicaragüense, el gobierno realiza una caracterización de los colonos, “por parte de Nicaragua están todas las disposiciones y voluntad, el presidente (Daniel Ortega) decretó el libre visado, incluso nuestro gobierno podría también anunciar próximamente que nuestros hermanos costarricenses van a entrar, incluso sin pasaporte. El problema no somos nosotros, en Costa Rica se apegan mucho a la ley, aquí Nicaragua los recibe con brazos abiertos”, afirmó.