•  |
  •  |
  • END

MOZONTE

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert J. Callahan, participó el último miércoles en la inauguración de la Escuela Campesina de Agricultura en la comarca Quisulí, jurisdicción de este municipio, en donde “aprendiendo haciendo” los productores (hombres y mujeres) se capacitarán en el cultivo de vegetales de exportación y de consumo familiar, bajo la supervisión de la Agencia Adventista para el Desarrollo y Recursos Asistenciales, Adra.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, que por siglas en inglés es conocida como Usaid es copatrocinadora de dicho centro con un aporte de más de 55 mil dólares en la adquisición de los sistemas de riego y un invernadero, según una nota de prensa entregada durante la apertura.

La nueva Escuela se estableció en una propiedad de 40 manzanas, donada por el ciudadano norteamericano Glen Hudgings, que lleva varias décadas de residir en estas tierras segovianas. Aquí también funciona la sede departamental de Adra.

Carlos Blake, Director de Adra en Nicaragua, aclaró que el estudiantado lo conformarán productores de todas las edades, sexo, diversidad religiosa o política que se dedican al cultivo de verduras o minivegetales con calidad para la exportación.

Evitar efectos adversos del clima

Se entrenarán “en el uso de tecnologías adecuadas al ambiente y resistentes a algunas situaciones de emergencia como la sequía de este momento”, indicó.

Aprenderán cómo manejar de forma racional el agua a la que tengan acceso bajo el sistema de riego por goteo y lo tengan disponible en sus casas, además, por gravedad para no hacer inversiones en motores-bomba. Blake añadió que también los campesinos podrán cosechar maíz y frijol, como rubro tradicional, y así evitarse los efectos adversos del clima.

Al centro de enseñanza también acudirán los obreros de los productores para convertirse en trabajadores calificados del campo. “Especializados en determinados productos y con técnicas que les permitan alcanzar el mayor rendimiento en sus cultivos”, avizoró.

Otro aspecto que destacó, y que se ha vuelto necesario en todos los rubros agropecuarios, es el buen manejo de la cosecha mientras se desarrolla y en la etapa de pos cosecha para evitar el daño que iría en detrimento del rendimiento. Se agrega un adecuado almacenamiento y comercialización.

La docencia técnica también va a ser dirigida a evitar pérdidas por falta de mercados donde ubicar la producción, un problema persistente en Nicaragua. “El productor siembra y luego espera que alguien le compre. Ahora lo que queremos es que el productor (antes de sembrar) ya sepa quién le va a comprar y a qué precio para garantizar la estabilidad de su economía”, explicó el titular de Adra.

Créditos frescos

Esta institución de perfil religioso brindará respaldo técnico a los beneficiarios en el manejo de sus créditos y comercialización. A esta escuela acudirán trabajadores y productores de todos los municipios de Madriz y Nueva Segovia, a la que también se incorporarán de Estelí y Jinotega, departamentos a los que ha extendido operaciones Adra.

Es notoria la frondosidad de las parcelas demostrativas con chile jalapeño en terrenos áridos, cuya producción ya está saliendo hacia Honduras, donde una empresa lo procesa para enviarlos a mercados europeos y de Japón, señaló Romeo Munguía, quien estará rectoriando el centro de enseñanza agrícola. También mencionó el cultivo de otros vegetales como el calabacín o ayote mantequilla que se envía tres veces por semana a la cadena de supermercados Wal Mart.

Durante el acto de inauguración, el embajador Callahan, y los representantes de Adra y el Fondo para el Desarrollo de la Mujer, Carlos Muñoz, firmaron un memorándum de entendimiento para el desembolso de 240 mil dólares que serán destinados al crédito que requieran los productores organizados dentro de una estrategia de mercado.