•  |
  •  |
  • END

Con un costo de 22 millones 698,162 córdobas con 53 centavos, el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) y las alcaldías de Buenos Aires, San Jorge y Rivas lograron hacer realidad la anhelada carretera intermunicipal que une a estos tres municipios por una zona rural, adornada por alamedas de mangos que brindan frescura sobre los 5.17 kilómetros de la carretera.

La carretera ya es una nueva alternativa de entrada y salida para productores y transportistas de San Jorge, Buenos Aires y Rivas, y según datos del MTI, la población beneficiada son 1,200 habitantes que ya no recibirán el polvo durante el verano y los fangos en época de lluvias.

La obra tuvo un retraso de seis meses, ya que el Reimer adoquín lo colocó el seis de noviembre de 2008 el titular del MTI, Fernando Martínez, y entre los planes estaba inaugurarla en abril, pero el proyecto se estancó, y la alcaldía de Rivas fue la última en culminar los trabajos comunitarios.

De acuerdo con un rótulo que colocó el MTI sobre la entrada de la carretera, dicha institución destinó 19 millones 296, 810 córdobas, que fueron financiados, y los otros 3 millones 401,352 córdobas fueron aportados por las municipalidades. La carretera empalma con la Carretera Panamericana en la intersección del barrio El Rosario y cruza por Popoyuapa, Buenos Aires, hasta llegar al casco urbano de San Jorge.