•  |
  •  |
  • END

Con la solidaridad de un grupo de jóvenes holandeses y de su coterránea Rolien Kappen, funciona desde hace dos años el comedor Santa Teresa de Jesús-Hermanos Holandeses, ubicado en la parroquia del Espíritu Santo, en Villa Sandino y barrios circunvecinos del municipio de Granada, donde diariamente entregan desayunos y almuerzos.

La responsable del centro, Gloria Argentina Medrano expresó que anteriormente sólo entregaban un vaso de leche con pan, “no teníamos este amplio local donde estamos actualmente, obtuvimos la colaboración de la señora Auxiliadora Urcuyo, residente en los Estados Unidos de Norteamérica, y hoy contamos con la solidaridad internacional de los holandeses”, enfatizó.


También cuentan dispensario
“Ahora les damos su almuerzo, aunque no sea tan suculento, pero contribuimos al desarrollo de los niños. Al mediodía, después de sus clases en las escuelas públicas, les damos sus alimentos”. Medrano reconoció la valiosa colaboración voluntaria de doña Melba Lacayo, de otra señora de nombre Corina, y del cura Guillermo Blandón, párroco del sector.

Al comedor llegan chavalitas y chavalitos de los barrios Julián Quinta, Tepetate norte y sur, Emer Gómez, Claudia Chamorro, Carlos Núñez, Walter Ferreti, Nuevo Amanecer y otros de los alrededores. Además cuentan con un dispensario, cuyas medicinas las dona American Nicaraguan Foundation, en tanto que la Casa de la Mujer “Claudia Chamorro”, aporta el transporte de los medicamentos desde Managua hacia Granada.

Los médicos que brindan atención a los menores cuando se enferman, e incluso a personas adultas son los doctores Moisés Robles, Germán Mejía, Rolando Blandino, Judith Reyes y María Elena Avalos.

En tanto que la Brigada Cubana ubicada en Ciudad Sandino, ha realizado varias operaciones de los ojos a niños con problemas distintos, a través de la gestión de la Casa de la Mujer.


Niños artistas
Medrano también manifestó que los pequeños que asisten normalmente a sus escuelas de primaria reciben en el comedor clases de pintura, teatro y manualidades. Varios de ellos han realizado sus propias obras relacionadas al medio ambiente, a la ecología, pinturas en tela, sobre árboles y otros temas.

El Segundo Aniversario del Comedor Santa Teresa de Jesús-Hermanos Holandeses, fue celebrado con 150 chavalos, varios padres de familia y el personal, durante un acto especial de actividades culturales, canto, poemas, danza moderna, bailes folclóricos.

Presentaron la obra de teatro Doña Contaminación y Don Verde, con un gran sentido para la defensa y el cuido del medio ambiente y la naturaleza. Le fue entregado un diploma de reconocimiento a la benefactora holandesa, Rolien Kappen.