•  |
  •  |
  • END


Las plantaciones de la empresa nicaragüense, Futuro Forestal, que se encuentran en los municipios de El Viejo, El Sauce y Nandaime, próximamente estarán aplicando las herramientas para la captura y medición de carbono, gracias a un taller sobre monitoreo de proyectos de Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL) forestales, Smart, impartido por el Fondo de Biocarbono del Banco Mundial.  
Este es el primero de cuatro talleres mundiales que se desarrollan dentro del marco del programa Captura de Carbono. El segundo será en Moldavia, el tercero en Kenya, y el cuatro en República Democrática del Congo. La idea, según el instructor Álvaro Vallejo, es que los 24 proyectos MDL ayuden a combatir el problema del cambio climático y calentamiento global, no sólo en países desarrollados, sino también en lugares como Nicaragua.

El Fondo pretende que los países subdesarrollados ayuden a combatir los problemas ambientales, y que al mismo tiempo estas prácticas sean beneficiosas para el país que está implementado las herramientas de medición, porque genera empleo y resuelve algunas situaciones sociales.  

Plantación masiva de árboles
“Queremos plantar árboles, de manera que cuando crezcan, capturen el carbono que hay en la atmósfera, el carbono es parte integral de la madera, de las ramas y las hojas. Cuando esos árboles crezcan, sus dueños van a recibir un pago por ese carbono, pero hay que medirlo para demostrar que sí existen, y que efectivamente tienen el elemento”, manifestó.

Para lograr esa medición, Vallejo impartió la capacitación en la finca Valle Menier, propiedad de Futuro Forestal, ubicada en el municipio de Nandaime, Granada, donde participaron delegados de ocho países latinoamericanos, entre ellos Chile, Colombia, Brasil, Panamá, Honduras y Costa Rica. 
El instructor explicó que para realizar la medición no es necesario equipos sofisticados, ni costosos “Un equipo completo de medición forestal puede costar mil dólares, incluso hasta 600 ó 500 dólares y con eso pueden hacer un buen trabajo. Básicamente son cintas para medir la altura y diámetro de los árboles, GPS que también son muy utilizados en otros campos, en este caso sirven para marcar áreas de los lotes, para hacer mapas de manera rápida y para identificar sitios donde hay puntos de medición”.

 
Recomendaciones
Aunque aseguró que no requiere de gran inversión, recomendó no comprar los aparatos cuando el campesino tiene pocas hectáreas. “Por ejemplo, hay proyectos que tienen afiliados a 500 campesinos, y cada uno de ellos tiene una o dos hectáreas, entonces el campesino no invierte en estos equipos, invierte la empresa que está coordinando, ella hace la compra para beneficiarlos. Eso reduce los costos”, señaló Vallejo.  
Sin embargo, aclaró que no es aconsejable convertir todo el terreno en plantación, “Eso sería peligroso porque el campesino se quedaría sin recursos. La idea es que si tiene una finca de una o dos hectáreas le asigne solamente un pedacito a la parte forestal. A largo plazo esto le va a dar una pensión para su vejez, es un beneficio que nunca se lo va a dar la yuca o la papa, porque lo que entró como yuca se gastó como yuca”.

 
Desarrollo comunitario
El director de la Fundación Bosque Tropical de Futuro Forestal, Danilo Cedeño, aseguró que paralelo a esto ya han desarrollado proyectos autosostenibles con el objetivo de contribuir al desarrollo local comunitario. Tienen un proyecto de educación ambiental, viveros forestales y huertos escolares en 16 escuelas rurales en los que colaboran 70 profesores y 800 estudiantes. El resultado ha sido la plantación de 60,000 nuevos árboles nativos.

 “En las escuelas estamos trabajando la educación ambiental: calentamiento global, biodiversidad y bosques de Nicaragua. Hemos elaborado las guías para ese trabajo y las hemos facilitado a los docentes. Y por el Centro de Capacitación anualmente pasan unas 900 personas en temas de incendios forestales, seguridad ocupacional y derechos laborales, entre otros”, recalcó.