• |
  • |
  • END

LAS MINAS

Una ciudad sumamente interesante, bonita y admirable con posibilidad de convivir de forma ordenada, en un ambiente de armonía con su naturaleza, similar o mejor a urbes desarrolladas, es lo que se pretende hacer con Bonanza, municipio minero del Caribe Norte de nuestro país.

En este municipio, de unos 30 mil habitantes, se sueña con una Bonanza distinguida, floreciente y modelo por su capacidad de urbanizarse de manera organizada, según el estilo de sus pobladores, con acceso total a servicios básicos y lugares de recreación familiar, pero en el lugar apropiado.

A eso apunta el empeño de su población multiétnica, su gobierno local, presidido por el Alcalde Alexander Alvarado, y la empresa privada hemconic, de buscar cómo mejorar la calidad de vida de las personas, mediante un plan de ordenamiento y desarrollo urbano, proceso que se proponen realizar en un período de doce años.

Plan según arquitecta

El plan, según su elaboradora, arquitecta Dulce María Guillén, trata de ampliar las áreas urbanas hacia zonas apropiadas, planas, seguras y con acceso a infraestructura, y no seguir creciendo en los cerros y zonas de riesgo, hasta como ahora se ha hecho.

En Bonanza, el déficit de viviendas es mayor a mil, estiman en un estudio de referencia del proyecto en mención.

Con dicho plan, enriquecido por sus pobladores y el primero en la Costa Caribe, procuran sanear el poblado con planes de letrinificación y construcción de sistemas sépticos domésticos para inodoros y a largo plazo construir la red hidrosanitaria, para no seguir contaminando los ríos que atraviesan el poblado.

Proponen la construcción de un nuevo instituto de secundaria, ya que el actual, es totalmente inadecuado por ser muy pequeño y por encontrarse mal ubicado.

Igualmente se plantea hacer más aulas de preescolar, pero también crear sedes o filiales de universidades en lugares propios, así como instalar una nueva biblioteca municipal, y de la misma manera construir la casa materna para atender a mujeres de las comunidades y la casa para alojar a los médicos que llegan de todas partes.

En el plan de ordenamiento y desarrollo urbano está contemplada la construcción de un vistoso y moderno parque municipal, pues, en Bonanza, eso no existe.

Además proyectan la construcción de una casa de cultura y una casa para el adulto mayor donde puedan encontrarse alternativas sanas de esparcimiento, pues la única recreación hoy son las casas de juego, los bares y las cantinas.

La necesidad de construir locales adecuados para el mercado municipal, la terminal de transporte terrestre y la terminal de transporte aéreo y una central de bomberos, dado que el 84% de las casas son de madera y cuando hay un siniestro no se logra sofocar a tiempo, es parte de lo que se pretende hacer.

Ordenando el desorden

Pero hay otros problemas sensibles en el poblado que la comunidad se propone solucionar, como el desorden con que se han edificado las viviendas, encontrándose éstas sobre ríos, en lo alto de los cerros, muy cerca de áreas artesanales de producción de oro, talleres de carpintería, de mecánica, gasolineras y juegos de azar, incluso cerca del área de seguridad del aeródromo, por lo que se exponen a la inseguridad y riesgos.

La idea compartida es reubicar todas las casas y negocios a lugares seguros y apropiados para ello. También trasladarán el rastro y el vertedero municipal que hoy están muy cerca del poblado.

En perspectiva, Bonanza se vería con sus casas organizadas en cuadras en el lugar apropiado, con sus calles estilo boulevard limpias y de fácil acceso, además de áreas de esparcimiento, en la que se pueda contemplar el recorrido lento de sus manantiales de agua clara y disfrutar de un ambiente natural fresco y con el trinar de pajarillos, ideal para pensar, imaginar y plasmar poemas en papel o para producir una historia que podría titularse el sueño perfecto.

¿Será posible este plan?

El ambicioso plan de ordenamiento y desarrollo urbano que procura llevarse a cabo en Bonanza, fue presentado el domingo último a sus pobladores, autoridades locales y nacionales, encontrándose entre los invitados el coordinador del consejo de desarrollo de la Costa Caribe, Lumberto Campbell, y el diputado Brooklin Rivera.

Para su legalidad, el Concejo sesionó de manera extraordinaria para aprobar su reglamentación e implementación conforme a sus facultades.

El proyecto representa un avance importante para Bonanza en el desarrollo del municipio, pues también servirá a los actores locales identificar hacia dónde hacer las inversiones y los esfuerzos futuros. Son pocas las ciudades de Nicaragua que cuentan con un plan de ordenamiento y desarrollo urbano.

Con este proyecto se demuestra que se puede trabajar por una ciudad en conjunto con la población, el gobierno local y la empresa privada, pues ahora que iniciará la puesta en práctica del plan, todos están dispuestos a aplicarlo y a aceptar los cambios para poder mejorar su calidad de vida y el de las futuras generaciones.

Bonanza, reina de la montaña

Bonanza, es conocida como la reina de la montaña, y se perfila en el corto plazo a convertirse en modelo de ordenamiento y desarrollo urbano.

Esta localidad surgió en 1936 como un plantel minero de la Neptune Mining Gold Company, y luego se transformó en un poblado, pero se hizo de manera espontánea y desordenada, sin planificación, como la mayoría en Nicaragua.

Unas 13 mil personas de las 30 mil estimadas, viven en el área urbana y el resto de la población se distribuye en 43 comunidades rurales, 18 de las cuales pertenecen a la etnia mayangna, el resto son mestizas.

Para llegar a Bonanza se puede hacer tomando un bus en Managua que tarda como mínimo 14 horas para llegar, o tomar un avión que tarda una hora, pero vale la pena hacerlo, su gente es hospitalaria y la vida le puede cambiar con diversas experiencias.