•  |
  •  |
  • END

La señora Belma Rojas denunció que está sufriendo daños económicos por una escritura que otorgó la comunidad indígena de Muy Muy, al ciudadano Miguel Castro Lúquez, por la cantidad de 2 mil 823 manzanas, afectando a varios pequeños productores, incluyendo la finca Santo Domingo que es de su propiedad.

Rojas acusa directamente a Cáritas Diocesanas, de la que asegura fue la que otorgó la escritura de la comunidad indígena a Miguel Castro Lúquez, quien le ha metido gente a su propiedad causándole daños en la finca, y aunque logró el desalojo con la Policía se tuvo que amparar, ya que le sigue causando daños, imposibilitándola de trabajar y vender, aseguró.

La denunciante señaló que en el año 2,002 le ganó un juicio a la comunidad indígena donde quedó demostrado que su propiedad no está en terrenos indígenas, pero a pesar de todo siguen realizando escrituras, pero la que más daño le ha causado es la que elaboró la doctora Brenda María Mejía Zamora, asesora legal de Cáritas Diocesanas, aseguró.

Dice estar protegido

Rojas señala que Castro Lúquez asegura estar protegido por la escritura que le entregó la comunidad de Muy Muy, ya que la parte final señala que se libera el primer testimonio a nombre de Fray Jesús Gómez Sánchez, quien era el vicario general de la Diócesis de Matagalpa y representante del obispo.

Doña Belma fue más allá al señalar que al conocer de dónde provenía la escritura, fue en dos ocasiones a visitar a monseñor Jorge Solórzano para que buscara solución al problema de la escritura, pero en una ocasión, monseñor sólo le dio la bendición y en la otra le dijo que el tiempo ya había terminado, debido a que la atendió quince minutos, pero no le dijo nada sobre el problema.

“Demando de Cáritas Diocesanas que me indemnice por todos los daños económicos”, finalizó doña Belma Rojas.

Versión de doctora Mejía

Por su parte, la doctora Brenda María Mejía Zamora al ser entrevistada por EL NUEVO DIARIO, sobre la supuesta escritura otorgada y elaborada por Cáritas Diocesana, dijo que en ningún momento ésta ha tenido que ver con la escritura que ella como notaria pública elaboró, luego que obtuvo la certificación de la comunidad indígena de Muy Muy.

“En principio es una actividad notarial y el hecho que yo asesore a Cáritas Diocesanas de Matagalpa, no impide ni me imposibilita ejercer mi función notarial, por tanto Cáritas Diocesanas nada tiene que ver, si se lee el cuerpo de la escritura, de las partes otorgantes en ningún momento está Fray Jesús, más bien aparece esta señora como colindante de esta propiedad que otorgó la comunidad indígena de Muy Muy a Miguel Castro Lúquez ”, dijo la doctora Mejía.

Agregó que ya le aclararon a doña Belma sobre la elaboración de la escritura donde Cáritas nada tiene que ver y la aparición de Fray Jesús a quien se le otorga el primer testimonio, señaló que fue un error que cometió como abogada y sobre ello ya hay una escritura donde se aclara y se enmienda el error, aseguró.

Anteriormente, eso fue lo que pasó con esta escritura, pero ya todo está aclarado”, aseguró la abogada.