José Luis González
  •  |
  •  |
  • END

El nicaragüense Walter Antonio Gutiérrez, miembro del bufete “Ojeda Gutiérrez”, que representa a más de cuatro mil ex trabajadores bananeros, víctimas del veneno Nemagón, en Chinandega, entregó 300 lotes de terreno a igual cantidad de familias campesinas.

Gutiérrez expresó que eso forma parte de la responsabilidad social hacia sus representados. Los 300 lotes están ubicados en la finca El Tallarín, en la comunidad El Tránsito, en el kilómetro 48 de la carretera vieja León-Managua. La propiedad desmembrada tiene una extensión de 50 manzanas. Cada familia recibió un área de terreno de 300 varas cuadradas.

La entrega simbólica del documento de ubicación de cada lote donado por Gutiérrez, fue entregado este fin de semana a sus beneficiarios, en las oficinas de la Asociación de Trabajadores Bananeros de Nicaragua, Trabanic, en la carretera Chinandega-El Viejo.

“Esta donación tiene el propósito de cooperar con los afectados del Nemagón, y a la vez hago un llamado al resto de la población nicaragüense dueña de propiedades ociosas para que hagan lo mismo, que donen una parte de las propiedades a familias que no tienen un lugar digno donde vivir”, instó Gutiérrez, tras señalar que primero los beneficiarios recibirán la asignación del lote, y luego los títulos debidamente legalizados.

Según Gutiérrez, las familias beneficiadas fueron escogidas cuidadosamente, tomando en cuenta la urgente necesidad que presentaban.

El bufete “Ojeda Gutiérrez” tiene diez años de representar a ex bananeros de León y de Chinandega. Actualmente, se atienden a cuatro mil 200 demandantes en contra de varias transnacionales norteamericanas.

De acuerdo con Gutiérrez, las tierras donadas a los ex trabajadores bananeros, no son tierras confiscadas o piñateadas como algunos podrían pensar. “Decidí regalar esta propiedad porque yo no les doy ningún tipo de utilidad, son tierras ociosas que estoy seguro que muchas personas desearían tener”, explicó el benefactor.