•  |
  •  |
  • END

Una enfermera que hasta el 19 de octubre laboró en el centro de salud “Manín Renner”, de la ciudad de Rivas, acusó a sus superiores de maltrato laboral tras detallar que de manera extraña fue trasladada al puesto de salud de la comarca indígena de Veracruz, donde formará parte del equipo de atención familiar comunitario.

La denunciante identificada como María Eugenia Briceño, señaló como autor directo del maltrato laboral al coordinador de enfermería municipal Miguel Ugarte Rodríguez, “ya que me entregó una carta de traslado un mes después de haber sido elaborada y me sacó de mi cubículo como cualquier antisocial”, exclamó.

EL NUEVO DIARIO, trató de conocer la versión de Ugarte Rodríguez, pero éste prefirió no dar declaraciones, sobre el tema. Por su parte, Briceño mostró como evidencias de las anomalías de su traslado, la carta, la cual fue elaborada el quince de septiembre, que era día feriado y fue recibida por la enfermera el 16 de octubre.

No le molesta traslado sino la forma de echarla

Sin embargo, Briceño detalló que a ella no la molesta el traslado, sino la forma en que la sacaron del centro de salud “Manin Renner”. Agregó que ella tenía que entregar a su sucesora el 19 de este mes para ella recibir en Veracruz, al día siguiente, “pero me sacaron como una ladrona porque ante compañeros de trabajo y pacientes me exigían de manera grosera que saliera sin permitirme sacar mis pertenencias y Miguel Ugarte Rodríguez hasta facilitó una camioneta para que me llevaran a Veracruz”, explicó.

La carta señala que el traslado se debe a necesidades, prioridades y políticas instituidas en el territorio de Rivas por el Ministerio de Salud. No obstante todo hace indicar que la decisión es en represalia a la posición que mantiene la enfermera, dentro del sindicato “Gustavo Porras”, cuyos miembros se oponen al método de elección de una junta directiva que promueve Fetsalud.