•  |
  •  |
  • END

Siete cooperativas arroceras del valle de Sébaco, se unieron para en conjunto echar a andar un proyecto de instalación de un trillo de arroz que permita la industrialización de unos 164 mil quintales por cosecha.

Las siete cooperativas que están siendo atendidas por la misión técnica de Taiwán y el Fondo de Crédito Rural por medio de un convenio tripartito, ha permitido a los cooperados mejorar las técnicas de producción y cosechar hasta 140 quintales por manzana.

Claudia Vindell, gerente de crédito del Fondo de Crédito Rural, señaló que han facilitado 43 millones de córdobas a las cooperativas arroceras y los cooperados han sabido responder ante este financiamiento.

Trillo de gran capacidad

La funcionaria dijo que para el próximo año el Fondo de Crédito Rural tiene planificado financiar la siembra de tres mil manzanas de arroz, pero por algunos problemas que las cooperativas han tenido con la comercialización y el beneficiado, también van a extender el crédito para la instalación de un trillo de arroz con capacidad de procesar 164 mil quintales.

Por su parte, Julio Quintanilla, presidente de la cooperativa “Mario Dávila”, señaló que debido a los altos intereses que les cobraban la banca privada y microfinancieras, estaban con la soga al cuello, pero con la ayuda de la Misión de Taiwán y el Fondo de Crédito Rural, lograron salir adelante además de mejorar las técnicas de producción.

Técnica y gran cosecha

Quintanilla dijo que dentro de las técnicas que han venido mejorando están la desinfectación y raleo de maleza en las áreas productivas, sembrar semilla de calidad para ofertar un mejor producto, ahorrar el agua debido a que era mal utilizada y todo eso les ha permitido cosechar hasta 140 quintales por manzana.

Juan Blanco Rojas, de la cooperativa Augusto César Sandino de Las Mangas, municipio de San Isidro, al referirse al trillo que piensan instalar, señaló que es una necesidad debido a que los dueños de otros trillos ponen grandes trabas e incluso los dejan de último aunque la cantidad a procesar sea grande, lo que les hace perder calidad y comercialización, aseguró.

El ingeniero Francisco Wang, jefe de la misión técnica de Taiwán, señaló la importancia de la coordinación que existe entre la Misión y el Fondo de Crédito Rural, debido a que ha permitido oxigenar a las cooperativas.

En los últimos tres años, la ayuda a las cooperativas se ha extendido a otros departamentos del país, para totalizar 11 cooperativas en diferentes rubros.