•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS

Las organizaciones Masangni y Equilibrium Fund pusieron muy en alto a Nicaragua, al ganar como país un valioso premio internacional, otorgado por el Banco Mundial, que trata de buscar la seguridad alimentaria mediante la “Merienda Escolar con Ojoche”, que se experimenta en las comunidades del Caribe nicaragüense.

Se trata de un proyecto que se ejecuta particularmente en el Caribe Norte, y que se reviste de un nuevo concepto, mediante la conservación y aprovechamiento del árbol de ojoche (Brosimun allicastrum), del cual se obtiene una semilla que sirve para garantizar alimentos.

“Nicaragua logró ubicarse entre las cien mejores ideas innovadoras procedentes de 47 países del mundo para salvar el planeta”, asegura Nidia Matamoros, integrante del equipo ganador y miembro del colectivo de profesionales Masangni, ejecutor del proyecto.

Especie valiosa

El ojoche es una especie nativa que proporciona una semilla con enormes potenciales nutritivos, y permite elaborar una diversidad de productos alimenticios que ayudan a mejorar la dieta de las comunidades. Los alimentos a base de ojoche contienen más calcio, proteínas, hierro, zinc, vitaminas y fibra, que la mayoría de los alimentos que se consumen habitualmente en las comunidades.

El proyecto presentado por Nicaragua participó junto a 1 mil 750 iniciativas de todo el mundo, y se logró conquistar el premio gracias al impacto que se ha alcanzado tanto en el manejo de los bosques como en la seguridad alimentaria de la niñez mediante el proyecto “Merienda Escolar con Ojoche”, liderado en el país por el Programa Ojoche Nicaragua-Equilibrium Fund, Masangni, y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), en el Caribe Norte.

Orgullo para Nicaragua

Ahí se dieron cita los representantes de los proyectos preseleccionados que cumplían los requisitos: “Trabajar con pueblos indígenas, desarrollar innovaciones comunitarias ante el cambio climático y promoción de redes de gestión de riesgos”. Nicaragua estuvo representada por el proyecto de ojoche que ejecuta Masangni.

Masangni impulsa la conservación y aprovechamiento sostenible de los recursos maderables mediante la forestería comunitaria, promueve la restauración de los bosques, incluyendo especies alimenticias como el ojoche. Ésta es una especie que se adapta fácilmente a las condiciones de la región y garantiza enormes cantidades de semillas con alta valor nutritivo.

“Bosques Sanos, Niñez Sana”

Con el programa “Bosques Sanos, Niñez Sana”, las comunidades de la etnia misquita, atendidas por Masangni, han comenzado a establecer viveros de ojoche, para crear bosques que producirán semillas para la seguridad alimentaria.

El ojoche ofrece soluciones integrales, mejora la salud y nutrición, permite obtener ingresos a las familias, contribuye con la conservación de los recursos naturales y ayuda a los procesos de adaptación ante los efectos del cambio climático.