• |
  • |
  • END

El experto de la ginecología y obstetricia, doctor Faisal Eslaquit, miembro del equipo de labor y parto del hospital regional Santiago, de Jinotepe, Carazo, informó a EL NUEVO DIARIO que la cifra de embarazos en ese centro asistencial supera los 300 mensuales y de esos, el 45% de nuevas madres son adolescentes.

“Los riesgos son mayúsculos, ya que su organismo no está totalmente maduro para un embarazo, las complicaciones son mayores porque la pelvis de la joven no está desarrollada y hay que prepararla para una cirugía que aumenta el peligro de la preeclamsia”, comentó Eslaquit.

Jovencitas ocultan
su embarazo
“El hijo nace con bajo peso o parto prematuros, porque la mayoría de adolescentes embarazadas ocultan su estado en los primeros meses, por miedo a los padres, sin pensar en las consecuencias, hay que recordar que un embarazo debe estar en vigilancia los nueve meses para que no haya un mal control prenatal”, señaló el profesional de la medicina.

La mayoría de las pacientes que dan a luz en el centro asistencial de Jinotepe, oscilan en las edades de 12 a 18 años, según cifras del SILAIS de esta localidad. Cuantifican que gran parte de ellas habitan en la zona rural y no poseen preparación educativa ni cultural.

“Se deben complementar políticas educativas con el propósito de pensar en una planificación que evite un mayor círculo de pobreza”, manifestó Eslaquit.

“Una mujer debe embarazarse, preferencialmente entre los veinticinco años, porque ya está preparada integralmente para desarrollarse en la vida, pero lamentablemente observamos a jóvenes de veintidós años o menos que ya tienen cuatro o más hijos y que claman por la esterilización quirúrgica”.

El doctor Eslaquit recomendó a los jóvenes que eviten embarazos en las adolescentes y que deben acudir al centro de salud más cercano o al médico de su preferencia para que le demuestren la gama de métodos de planificación: preservativos, píldoras o inyecciones. “Lo ideal es que lo escojan con responsabilidad, pero lo más adecuado es la abstinencia para evitar hijos no deseados, dadas a las limitaciones de la mayorías de nicaragüenses que están desempleados”, aconseja Eslaquit.

“No hay ningún método de planificación ideal que proteja al 100% al momento de relaciones sexuales, tiene ventajas y desventajas. Ningún método protege de las infecciones de transmisión sexual, ni el preservativo, lo cual no quiere decir que no deba utilizarse”, finalizó el galeno.