• |
  • |
  • END

La despreocupación y el abandono que sufren los niños es cada día más fuerte en las calles de la colonial ciudad de Granada. Pequeños como este deambulan por las plazas públicas, y ante la falta de un hogar seguro se ven obligados a dormir en la acera de cualquier edificio u hotel. INGRID DUARTE / END