•  |
  •  |
  • END

Las Minas

Los pastores de las comunidades indígenas del Caribe Norte, están en permanente oración por las víctimas que dejó el huracán “Félix”, el cuatro de septiembre de 2007, por los daños incuantificables que causó la tormenta “Ida”, el cuatro de noviembre del año en curso; y por los muertos y heridos, que resultaron recientemente en Walpasiksa.

“Padre nuestro, delante de ti, te pedimos clemencia para que cese todo acontecimiento que origina tempestades, actos malignos, delictivos y violentos, que perjudica a tus hijas e hijas. Tus siervos y siervas sólo desean vivir en paz y en hermandad para servirte mejor”, se oyó la oración por boca del pastor de Bambana Andrés López Martínez.

Las peticiones las hacen líderes de iglesias y de comunidades indígenas mayangnas y mískitas, que este lunes se congregaron en Rosita, para celebrar una acción de gracia, en vísperas de celebrar el nacimiento del hijo de Dios y del Nuevo Año 2010.

La actividad de pastores indígenas, apoyada por el Alcalde y Vicealcalde de Rosita, Arturo Ibarra y Aurelia Patterson Fenlys, respectivamente, y la cooperación de la junta de Andalucía de España, continuarán con oraciones en las comunidades, para que el Creador Supremo deshaga toda idea maligna y todo fenómeno natural dirigido a esa zona multiétnica.

No utilizar comunidades para delitos

Los portadores de la palabra de Dios en su lengua materna expresaron estar en contra de utilizar las comunidades del Caribe nicaragüense para actividades delictivas, como el narcotráfico.

Por ello, oraron por las familias mestizas e indígenas, que el siete diciembre perdieron a sus seres queridos en una emboscada en Walpasiksa, donde fue atacada una patrulla de la fuerza naval y la Policía nacional al intentar pisar suelo comunal.

Pastores y reverendos insistieron en su mayoría de las riberas del Bambana, que desean bendiciones de Dios, pero que sean lícitas, de justicia, amor, reconciliación y paz.

Como nicaragüenses multiétnicos los líderes religiosos multiétnicos del Caribe, respetan las facultades y funciones de las instituciones como el Ejército y la Policía Nacional, en el marco del Estado de Derecho.

Piden al Gobierno central una sistemática atención gubernamental e inclusión en los programas sociales en igualdad de condiciones en las comunidades indígenas del Caribe norte y sur.