•  |
  •  |
  • END

“Necesitamos cambiar de actitud, debemos facilitar educación integral, los dirigentes deben crear valores y no seguir con revanchismo ni egoísmo, los gabinetes del Poder Ciudadano no deben pensar en robar, en hablar mal de la gente, deben ser sanos, que piensen en el desarrollo del municipio”.

Éstas fueron las primeras palabras de Bismark Pérez Paniagua, alcalde del partido de gobierno de la ciudad de Diriamba, cuando este medio de comunicación le consultó los resultados de su primer año de gestión municipal.

“Hemos tenido inconveniente para saber la tónica, porque a veces se quieren erigir encima de la alcaldía, estamos para consensuar en armonía y buscar el punto de equilibrio. Se debería recibir mayor capacitación para accionar mejor”, manifestó a END el munícipe diriambino, al aludir a la agrupación de los simpatizantes del gobierno.

“Una cosa es discurso de campaña y andar buscando el voto, y otra es estar en una oficina, trabajar con las comunidades, que demandan muchas cosas y las limitaciones son grandes, el presupuesto es único y las expectativas de demandas rebasan las posibilidades de la alcaldía. Es ahí donde siento frustración, porque no le puedo dar cabida, y la población no entiende porque quieren que se les resuelva su problema”, indicó.

“Uno sabe que hay gente que aplaude las cosas que hace y otros critican, pero trabajamos con objetividad al lado de la población, de manera transparente, cambiando el estilo de salir de la oficina para ir a los barrios urbanos y rurales”, reveló el edil diriambino.

Lo que encontró

“Cuando nosotros llegamos a ocupar la silla edilicia, no había disciplina laboral; cada cual entraba y salía del edificio municipal como ‘Pedro por su casa’, no había control, cada área se desarrollaba de manera autónoma y desnaturalizada. Hemos avanzado en el orden y en la transparencia. Se ha prohibido a los trabajadores agarrar dinero (coimas) como en administraciones anteriores, cuando era un vicio la distribución de prebendas de placas y de terrenos entre concejales y funcionarios. Hoy los concejales sólo reciben su dieta”, señaló el edil.

“Le he dicho en reiteradas ocasiones al personal, que somos servidores, y que no estamos para servirnos de la comunidad, y que a quien lo haga le costaría su empleo, igual que a todo aquel que reciba coima”, expresó Pérez Paniagua.

Dos grandes obras

El edil informó que en este año se concretaron dos proyectos de gran envergaduras: “Las dos grandes obras ejecutadas este año fueron: la instalación de agua potable en los balnearios La Boquita y Casares, una obra de arrastre que cuesta 28 millones de córdobas; la otra ejecución fue el adoquinado de 5.8 km en la comunidad de San Gregorio-San Antonio, donde se invirtieron 23 millones de córdobas”.

El funcionario caraceño, además, informó que con fondos propios se invirtieron 12 millones de córdobas en los adoquinados y en el empedrado en los barrios Colinas Sur, Cepad, “Rodolfo Sequeira”, “Francisco Cordero”, Escuela de Talentos, y Las Esquinas.

“También ya iniciamos 350 metros de adoquinado en Berlín, y 250 metros en “Francisco Chávez”, donde se está comenzando la obra física”, dijo.

El alcalde diriambino aseveró que en el barrio San Carlos se ejecutó el proyecto de tanque y tubería para agua potable, que abastecerá de ésta a los pobladores de Palo de Pan, Los Gutiérrez y Los Sánchez.