•  |
  •  |
  • END

En la ciudad de Masatepe, jurisdicción de Masaya, a tan sólo unos metros del Parque Central, la familia Ramírez tiene la religiosidad y el amor de colocar para las festividades de Navidad y Pascua, anualmente, el nacimiento con más de 300 figuras antiguas, con el propósito de que la población llegue a observar y a aprender su significado.

La señora Argentina Ramírez, propietaria de la vivienda y creadora del nacimiento, expreso a END que “ésta es una devoción que ha venido de generación en generación en la familia, y (el nacimiento) es considerado por los sacerdotes y por las monjas como el más grande de la ciudad, porque ocupa toda la sala de la casa”, afirmó.

“Cada año hacemos escenografías diferentes para tratar de mejorarlo y embellecer el lugar donde nació el Niño Dios. Actualmente el nacimiento lo integran piezas antiguas, entre ellas las imágenes de la Virgen María y San José. Esto lo hacemos por el amor especial que le tenemos a Dios, y porque ese es el verdadero significado de celebrar la Navidad”, aseveró Ramírez.

Ocho días para elaborarlo

“Seis personas laboraron para la construcción del nacimiento. La fuente y la zarza --que las trajeron del exterior-- representan la montaña en donde Moisés encontró los Diez Mandamientos. La inversión en compra de los materiales para adornar fue cuantiosa, pero sabemos que muchas personas vienen a Masatepe sólo para observar la preciosidad que exponemos al público en cada Navidad, como es el nacimiento, y eso es lo que nos satisface”, dijo la señora Ramírez.

Doña Argentina Ramírez relató que “este nacimiento significa la fe y la esperanza que nosotros debemos tener todos los días para emprender nuevos retos, sobre todo, inculcándole a los niños y niñas el significado de la creación del Salvador”.

En la morada de la familia Ramírez, los nicaragüenses podrán observar el gigantesco nacimiento hasta el próximo dos de febrero.