•  |
  •  |
  • END

DIRIAMBA

La ciudad de Diriamba, llamada cuna del güegüense y del fútbol, también es bautizada como territorio del imperio de Diriangén, puesto que cuenta la historia que este personaje, que manejaba los hilos de los indígenas de esta zona, recorría desde la quebrada de Apompuá, pasaba por la Cañada del Perro, ubicada a escasos metros de la hoy carretera que conduce de Diriamba hacia los balnearios de Casares y La Boquita.

Los pobladores de las tierras donde habitaron esas tribus, que aún presentan las mismas fachadas rústicas de pequeños ranchos, exteriorizaron: “Las autoridades del Intur en Carazo no explotan este tesoro escondido, donde los ríos pese a que sus caudales han disminuido enormemente, todavía se aprecian bellas cascadas que pueden fácilmente atraer al turista nacional y extranjero”.

Con un poco de inversión

“Se puede aprovechar, dijeron los ciudadanos, para conocer un poco de la historia del legendario Cacique Diriangén, quien también se trasladaba por la comunidad indígena de La Trinidad, donde bien se podría construir un malecón, remozar los templos y casas coloniales con corredores que hay en ese lugar y que bien pueden ser denominados patrimonio cultural de la nación”, dijo Pedro de Jesús Alguera, un campesino quien conserva en su casita varias piezas precolombinas.

La ruta continúa por la reserva nacional privada La Máquina, propiedad de Berenice Maranaho, mujer altruista y considerada por colonos, amante de la conservación del medio ambiente.

Corredor culmina en balnearios

“Estamos pensando en la reactivación de este corredor biológico que termina en los balnearios de Casares y La Boquita, para cuidar el ecosistema y avanzar en el turismo en la ciudad diriambina”, dijeron los pobladores.

Hasta la fecha en esta localidad de Diriamba está una estatua del Cacique Diriangén, instalada en el costado norte del Parque Central, frente al palacio municipal y el estadio de fútbol lleva el nombre de este reconocido personaje de la historia de Nicaragua.