•  |
  •  |
  • END

El general Omar Halleslevens Acevedo, jefe del Ejército de Nicaragua, se despidió de las tropas del Segundo Comando Militar Regional, y de autoridades civiles de los departamentos de León y de Chinandega, con una exhortación a mantenerse unidos para enfrentar de forma triunfante los nuevos retos contra los desastres naturales y contra el crimen organizado.

Acompañado por su futuro sucesor, el mayor general Julio César Avilés Castillo, y miembros de la Comandancia Militar, el alto jefe castrense agradeció a las tropas y a la ciudadanía de Occidente la confianza en su servicio por 30 años en el Ejército de Nicaragua, y destacó sentirse orgulloso por haber sido jefe de Estado Mayor y Comandante en Jefe.

“Esto ha dado como resultado vivir con más seguridad y tranquilidad, por lo que debemos seguir trabajando sin escatimar esfuerzos por el desarrollo integral del país”, dijo el jefe castrense.

Expresó que continuarán apoyando las labores de salud, de defensa del medioambiente, de vigilancia de objetivos económicos, de atención a desastres naturales, y de defensa de la soberanía, entre otras tareas.

Destacó el aporte fundamental de productores, ganaderos, camaroneros, cafetaleros y comerciantes, entre otros, a la economía del país.

Se retirará con la frente en alto

Halleslevens expresó que se retirará el próximo 21 de febrero, cuando, con la frente en alto por el deber cumplido, entregue el bastón de mando al general Avilés Castillo.

“Este Ejército transita por su institucionalidad y trata de modernizarse, no desde el punto de vista material sino en la apertura de conocimientos, en la necesidad de adquirir otras profesiones y dominar otros idiomas, así como la informática y las comunicaciones”, indicó, y añadió que se retirará inmensamente orgulloso y feliz por el cumplimiento de las misiones.

Manifestó que el 22 de febrero, cuando se quite el uniforme militar, regresará a su tierra natal --La Libertad, Chontales-- para seguir contribuyendo con el desarrollo de Nicaragua.

Dijo que la reciente reforma de la ley castrense no significa que miembros de la cúpula militar se entronizarán en el poder, sino que se fortalecerá la carrera militar con el relevo generacional.

En la actividad de despedida estuvieron presentes alcaldes, jueces, fiscales, ganaderos, agricultores, el obispo de León y Chinandega, monseñor Bosco Vivas Robelo, entre otros.