Yelba Tablada
  •  |
  •  |
  • END

Juigalpa, Chontales

La Escuela Normal Regional “Gregorio Aguilar Barea”, cambió su forma de trabajo y este año no abrió matrículas de nuevo ingreso para formar docentes, sino que se le ha encomendado la misión de formar y capacitar a todos los maestros empíricos que están en servicios.

El anuncio lo hizo la directora de la Escuela Normal, profesora María Báez, después que surgieran los rumores del cierre de la casa de estudios. Atenderán a todos los docentes que ya laboran, que no tienen título académico que los acredite. Asimismo, darán seguimiento al maestro ya titulado que está en servicio.

“Hasta el nombre cambió, y hoy se llama escuela Normal Regional de Formación, Capacitación e Investigación Educativa ‘Gregorio Aguilar Barea’, y uno de sus objetivos será dar seguimiento a los maestros graduados para fortalecer la calidad académica de todo los centros educativos de la región” destaco su directora.

Atención a los núcleos

Para lograr este objetivo la Escuela Normal siempre atenderá sus núcleos ubicados en los municipios de EL Rama, Nueva Guinea, San Carlos, Juigalpa y este año reabrirán El Ayote y Muelle de los Bueyes, para garantizar la asistencia de todo los docentes ubicados en la región, que ejercen su profesión empíricamente.

Según la profesora Báez, la diferencia de este año lectivo es que no abrieron matrículas de nuevo ingreso de cursos regulares, debido a la situación económica. Para atender a los alumnos que están cursando los últimos años, se realizarán prácticas intensivas y se incluirán en los cursos de profesionalización, asimismo, en talleres semanales, destacó la directora.

Sin presupuesto

Desde el año pasado la Escuela Normal sufrió problemas económicos para atender a sus alumnos internos, según un informe presentado por las autoridades educativas de la escuela. Por día se invierte en cada alumno un promedio de 20 córdobas, al mes se transforma en 600 córdobas, multiplicado por 23, que son los internos, se convierte en 13,800 córdobas mensuales: presupuesto que no tienen asignado.

En el caso de los alumnos cercanos al municipio, la directora dijo que ya habló con los padres de familia y estos han garantizado su asistencia y con los internos provenientes de otros municipios se les atenderá en los núcleos próximos a sus localidades, aunque no descartan deserción escolar, dado que es posible que algunos estudiantes descubran que no cuentan con la vocación para ejercer el magisterio.

La expectativa es atender unos 1200 alumnos entre todos los núcleos, pero en su mayoría serán maestros empíricos que no cuentan con la formación requerida. Los fines de semana se formarán teóricamente.

Entre los maestros beneficiados, se encuentran los docentes de los comedores comunitarios, de los programas de educación de adulto y del programa de alfabetización del programa Amor, entre otros. En su mayoría los que a pesar de devengar un salario simbólico, han demostrado vocación y deseo de superación.

Con esta reorientación de la Escuela Normal, la directora ha garantizado estabilidad laboral para todo los docentes y trabajadores, cuyo pago lo hace el Ministerio de Educación.

El cambio de enfoque de la Escuela Normal se ejecutará en los próximos dos años, para atender a todos los docentes empíricos que ya están laborando; también ubicar a graduados que no tienen plaza asignada.