Róger Olivas
  •  |
  •  |
  • END

La carretera que ahora une el municipio de Cinco Pinos con el resto de la red vial del país es una de las tres seleccionadas por la sociedad civil para ser rehabilitadas con fondos de la Cuenta Reto del Milenio, CRM, en Occidente.

Los trabajos de remoción de tierra anunciaron a la población el inicio de la obra y la llegada de maquinaria pesada avivó los ánimos de la gente que esperaba con entusiasmo concretizar una de sus principales demandas.

Mientras el proyecto se desarrollaba, decenas de lugareños obtuvieron empleo en uno u otro puesto, incluso las mujeres tuvieron la oportunidad de ganar un salario y participar en el proyecto más importante de la zona en los últimos años.

Otros vieron potencial para obtener ingresos y con poca inversión instalaron pequeños negocios de agua, helados, enchiladas y todo lo que pudieran comprar los trabajadores que con su energía abrían el progreso poco a poco en sus localidades.

Después de casi 16 meses y con pocos detalles que afinar, la carretera está casi lista. Pasó de ser una vía extremadamente angosta y con grandes riesgos, a una carretera amplia con suficiente espacio para dos vehículos y los peatones que circulan normalmente a los laterales, con pendientes y curvas técnicamente modificadas.

Se transformó de una vía sombría y accidentada en una ruta de acceso pintoresca adornada por los paisajes montañosos de la zona y también por las innumerables señales viales que reflejan una escena de progreso y auge en cada uno de los pueblos por donde pasa el tramo.

La diferencia no sólo se ve sino que se siente. Ahora la textura de la superficie de rodamiento de lo que antes era un camino mecanizado es un pavimento de doble tratamiento superficial, DTS, el deterioro acelerado de los vehículos quedó atrás, las llantas y el sistema de amortiguación, no sufrirán más.

La rehabilitación abarcó los 30 kilómetros de extensión del tramo, desde el poblado de Somotillo hasta Cinco Pinos, lo cual ameritó invertir aproximadamente 16.7 millones de dólares. Incluyó la construcción total de los cuatro puentes que hay en la vía: La Pavana, Los Balcones, Palo Grande y Vado Ancho; por donde los peatones también tienen un espacio especial para transitar.

Con la rehabilitación se está mejorando el acceso a los municipios de: Santo Tomás, Cinco Pinos, San Pedro del Norte y San Francisco del Norte. La extensión del progreso se amplió kilómetro y medio más de lo programado inicialmente, de Cinco Pinos hacia el municipio de San Pedro, en donde se revistió con una capa de diez centímetros de concreto hidráulico.

Pobladores celebran

María Cloffer Hernández hace uso del transporte público, cuyos buses ahora se desplazan en una carretera construida con fondos de la CRM con los mejores estándares de calidad internacional.

A pocas semanas de finalizar la rehabilitación de la carretera Somotillo-Cinco Pinos, en Chinandega, los ciudadanos están aprovechando los beneficios de una vía de acceso en buenas condiciones.

María Cloffer Hernández Laínez, responsable de enfermería del Centro de Salud “Luis Felipe Moncada”, asegura que con la rehabilitación de la carretera puede llegar más temprano a su centro de trabajo, de igual forma el resto del personal.

Martha Rodríguez es una de las beneficiadas con la rehabilitación del tramo de Somotillo- Cinco Pinos ya que a menudo va al Centro de Salud de Cinco Pinos con su nieta menor de un año a la cual cuida ya que los padres emigraron hacia el Salvador en busca de mejores oportunidades laborales.

Ella habita en la comunidad “El Carrisal” a pocos kilómetros del poblado de Cinco Pinos, por las mañana su hijo la lleva en su moto al centro asistencial, “ahora la motito aguanta más porque las llantas no sufren mucho y cuando me vengo en bus también es mucho más rápido”, explicó.

Comentó que un sobrino que trabaja en Costa Rica, se sorprendió al ver los tramos, tanto el de Somotillo-Cinco Pinos como el de Villanueva-El Guasaule “en perfectas condiciones” lo que le facilita y aminora el tiempo del viaje al vecino país.

Para Martha Rodríguez Sánchez de Palo Blanco, en Cinco Pinos, el buen estado de la vía en ese municipio contribuye a que la gente de comunidades aledañas pueda desplazarse el mismo día hacia el Centro de Salud, “no nos habíamos imaginado que la iban a reparar ahora no hay mucho sacrificio para ir al médico cuando lo necesitemos”, indicó.

María Félix ahora atiende a sus clientes en un kiosco que tiene agua potable y mejores condiciones.

A la entrada de Santo Tomás, uno de los cuatro municipios beneficiados con la rehabilitación del tramo, se encuentra María Félix Herrera. Todos los días atiende la creciente demanda de clientes que transitan por esa vía en un kiosco comercial que le construyó la CRM como parte de la Política de Reasentamiento que implementó para evitar malestares o causar perjuicios a las personas que habitaban en el derecho de vía o tenían algún negocio.

“Estoy alegre en mi nuevo kiosco, veo que entran más comerciantes a los pueblos del norte a ofertar alimentos principalmente y se paran aquí a comer o refrescarse”, dijo.

La rehabilitación de este tramo beneficia a más de 30 mil habitantes de los municipios de: Cinco Pinos, Santo Tomás, San Francisco y San Pedro.