•  |
  •  |
  • END

La apicultura es un rubro que manejado con técnica especializas resulta en una buena producción de miel, y la que se produce en nuestro país es de las mejores y más apetecidas por su calidad, especialmente en el mercado europeo.

Wilfredo Otero, abogado y especialista en apicultura, quien es el encargado de las capacitaciones en el manejo de colmenas en el país, aseguró que para lograr una buena producción hay que saber dar un buen manejo y buscar los lugares adecuados donde las abejas puedan trabajar y recolectar toda la miel necesaria.

Como es sabido, hay manuales especializados en el manejo de colmenas, pero uno de los instructivos más efectivos es la práctica cotidiana, estar día a día conviviendo con las abejas, donde al parecer estas te van conociendo y podés trabajar sin temor a ser atacado por los enjambres, siempre y cuando se tomen las medidas correctas.

Pero lo que nos lleva hablar de este rubro como es la miel de abejas, es que nos llamó la atención que un niño de tres años y medio, ya es un empedernido apicultor a su corta edad, no le teme a las abejas y junto a su padre se pone a revisar y sacar los paneles de miel de las cajas para extraer el delicioso néctar tan apetecido no sólo por los nicaragüenses sino por extranjeros.

El niño se llama Wilfredo Otero Salgado, a quien cuando le dicen que van a sacar miel de las diferentes colmenas, corre, alista su traje que le fue confeccionado por su padre y su madre Yaritza Salgado y se dirige al lugar donde, después que echan un poco de humo, comienza su trabajo de extracción.

Si usted lo busca en su casa ubicada en el barrio Primero de Mayo de esta ciudad, no va a creer que el pequeño sea un extractor de miel.

Aquí el corto diálogo que sostuvimos con el pequeño apicultor:

¿Cómo te llamás?
Yo me llamo Wilfredito.


¿Le tenés miedo a las abejas?
No, porque ellas me dan miel.


¿Te pican algunas veces?
Sí, pero me gusta jugar con ellas.


¿Qué más te dan las abejas?
Miel, polen y reales.


A su corta edad, así se expresa Wilfredito, a quien vimos trabajando en una colmena, con abejas pegadas al cuerpo, pero no se inmutaba.

Aquí se cumple el dicho “Hijo de tigre nace rayado” y Wilfredito al parecer seguirá los pasos de su padre, Wilfredo Otero, quien maneja 150 colmenas, además de brindar asistencia técnica a instituciones y empresas cooperativas donde está capacitando a los socios en el manejo de colmenas productoras de miel.