•  |
  •  |
  • END

Un total de 37 fotografías en blanco y negro logradas por la fotógrafa francesa Silviane Sénescal, son expuestas en las instalaciones de la Fundación Coen de esta ciudad, que promueve la cultura nacional con apoyo de la Alianza Francesa.

La exposición denominada “Memoria de las Cenizas”, Nicaragua de 1975-1980 refleja memoria de los grandes acontecimientos políticos-sociales y culturales que atravesó el país a lo largo de los años descritos, y refleja su identidad.

Paisajes, pueblos, mercados, fiestas patronales, teatro callejero, rastro de las armas en las piedras de Granada, Matagalpa y Boaco, entre otras ciudades, reflejan el cotidiano y semblante del pueblo. Niños omnipresentes, son guías tutelares de Sénescal.

Ella es francesa nómada de alma y fotógrafa aficionada, según dice, y muy temprano recorre el mundo en busca de pueblos y civilizaciones. Vidas de otros mundos.

Un escrito de la Alianza Francesa y de la Fundación Coen expresa que la escritura fotográfica de la artista cuenta con el sello del tiempo y habla de la memoria a través del rostro de los hombres y del silencio de las piedras.

“Sus fotografías son tanto páginas de vidas ajenas como páginas del libro de su propia vida. La memoria es de tinta negra o de colores vivos, y el toque de eternidad de lo que fue dentro de la magia del instante”, agrega el informe.

Añade que Sylviane Sénescal pasó 23 años de su vida profesional en el extranjero, y fue catedrática en varias universidades de Nicaragua, Kenya, Rusia y Hungría, y ocupó puestos de dirección y de formación en Rusia y Chipre.

En septiembre de 1974 llegó a Nicaragua para impartir clases en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN)-Managua, y se fue en diciembre de 1980.

“Desde aquella fecha regresa con frecuencia a este país, con el cual guarda y comparte lazos estrechos y profundos. En 1998 regresa a la enseñanza del francés como idioma extranjero (FLE) en la Universidad de Montpellier III, hasta 2008. Actualmente, Sylviane Sénescal se dedica a tiempo completo a su pasión de siempre: la fotografía”, se informa en una nota.

Thierry Fraysse, Embajador de Francia en Nicaragua, dijo que Sénescal se desempeñó como agregada cultural de ese país en Nicaragua durante la década de los setenta e inicios de los 80, por lo que vivió la guerra de liberación.

“Es el testimonio de la Nicaragua de esa época, es una manera de devolver a Nicaragua lo que le dio a ella. Desde hace dos años hemos establecido una coordinación excelente con la Fundación Coen, que nos da apoyo logístico para organizar eventos culturales en Chinandega”, afirmó el diplomático.

Anunció que este año presentarán una obra de teatro dedicada a los niños, con muchas mímicas y sin la barrera del idioma, para que entiendan el contenido de la misma.

Cristiana Frixione, Directora Administrativa de Fundación Coen, aseguró que esta actividad forma parte del programa cultural “Preservando lo nuestro”, para transmitir la cultura del país.

Manifestó que ésta es la cuarta actividad cultural que realizan en coordinación con la Alianza Francesa, entre ellas: exposiciones de pintores nicaragüenses, y esta semana iniciarán la restauración de la iglesia San Antonio de Chinandega.